Prólogo

126K 7.7K 4.7K
                                    

Está sentado en medio de la cafetería un tanto aburrido, Kirishima y Kaminari cuentas los peores chistes que alguien podría escuchar, pero Sero y Mina ríen a carcajadas con ellos ¿Cómo carajos termino siendo amigo de esos idiotas?

Pero sabe la respuesta, tiene una personalidad bastante agresiva, pero puede contenerse, lleva haciéndolo desde que entro a la adolescencia y su madre cansada de su mala actitud lo obligo a ir a terapia un año entero, eso prácticamente es el motivo por el cual no le ha roto la boca a ese par por irritarlo tanto. Por algún motivo, aun así, a esos chicos les agrada.

—¿Creen que algo interesante ocurra en este último año?

—No realmente, pasaremos nuestros cursos, iremos a bailes pomposos y nos graduaremos para ir a la universidad.

Kirishima le responde eso un tanto divertido por su extraña pregunta. No imagina que su amigo quiera más en su vida para ese punto, es el mejor de la clase, deportista, guapo y bastante popular en la escuela.

Es el típico cliché del chico perfecto de las comedias románticas adolescentes, él es el mejor amigo, le sirve, no le gusta tanta atención.

Mina toma la mano de Bakugou y le sonríe un tanto coqueta, no es que realmente tome en serio sus sonrisas tontas, su amiga es bastante enérgica y gusta burlarse de él.

—Yo sé que haría interesante tu último año.

—Nada que tu sugieras puede ser bueno.

—Una novia o novio, depende tu gusto.

Si, realmente Mina debe agradecer su año de terapia y que aun de vez en cuando visita a su terapeuta una vez cada par de meses, si no, ella estaría probablemente muerta.

—Qué asco.

—Oh vamos, te has besado con desconocidos en las fiestas, pero ¿le temes al compromiso?

Bakugou no pretende responder a eso, primero que nada, el no sería un buen novio, jamás, duda que exista alguna persona con la capacidad de soportarlo y además de llamar su atención lo suficiente para poder domar a la bestia que es.

Al otro lado de esa misma cafetería, a un lado de los botes de basura donde nadie quiere sentarse, esta la única persona en toda esa escuela a la que el resto podría comparar con esos botes, ya que nadie quiere estar cerca suyo.

No los culpa del todo ¿para que querrían hablar con él? Prefiere mejor concentrarse en la consola portátil en sus manos y pasar el resto de su descanso pateando traseros en su videojuego y terminar de tragar el resto de su almuerzo antes de que suene la campana y deba arriesgar su integridad cuando pase por los pasillos de la escuela.

Solo espera no toparse con algún matón en el trascurso.

Izuku es el chico cuatro ojos de calificaciones excepcionales a quien sus compañeros ven como la peste misma, a veces como un muy delgado y bajito saco de boxeo.

Lamentablemente desde pequeño siempre dejo que sus inseguridades lo dominaran y para cuando se dio cuenta era tan tímido que no pudo hacer ningún amigo en esos años, por lo que ser un chico asocial y con los genes que lo hicieron ser pequeño, se volvió uno de los blancos de los brabucones desde la primaria.

No solo eso, todos sabían los rumores de como su padre los abandono, como las otras madres hablan mal de la suya por tener un trabajo con turnos dobles, como Izuku es tan descuidado que no se preocupa por su imagen y mucho menos por agradar al resto.

El chico de alborotados cabellos no tenía ni una pisca de encanto.

Por lo que nadie era tan tonto para hablar con él, era suicidio social, tu estatus en esa institución decaería tanto que prácticamente te volverías un marginado como él.

Está acostumbrado a ese trato, ya es tan común que el recluirse en esa esquina le da unos pequeños momentos de paz, puede fingir que todo está bien.

Aunque admite que antes de acabar ese año, no se quejaría de hacer un amigo, solo uno.

Pero, no lo necesita, porque todo está bien. Porque él está bien.

Aunque no sea así.

Bonito Nerd - KatsuDeku TERMINADODonde viven las historias. Descúbrelo ahora