Capítulo 18

2.3K 232 17
                                    

Se dio la vuelta intentando encontrar una posición cómoda para él, pero no la encontraba, rodo otra vez en la cama y espero que la luz del sol lo golpeara fuertemente en su rostro, como siempre acostumbraba, pero el rayo de sol nunca llego, y en cambio, la habitación en la estaba era bastante oscura como para ser la de él. Abrió lentamente sus parpados, pestañeando un par de veces para alejar el sueño. Y lo primero que pudo visualizar fue un ropero negro que sabia no era de él, ¿Cómo es que no está en su habitación? Repaso en su mente el día anterior y en ningún momento recordó haber entrado a su hogar.

Entonces, esta donde Louis, el lo cargo hasta allí. No se cansa de pasar vergüenza con él, deberían de darle un premio por sobrepasar el límite de situaciones vergonzosas con alguien, pero bueno en su defensa el en verdad estaba cansado y le echa la culpa el no haber dormido nada en el día anterior, dos horas no le eran suficientes.

El hecho de salir con Louis lo puso nervioso a más no poder, y esa era una de las razones por las cuales no salía tanto con personas nuevas, no le gustaba no saber de que hablarían o que harían.

Se sentó en la cama y soltó la almohada que estaba abrazando, olía a Louis, era obvio, estaba en su cama. Escucho un ruido fuera de la pieza y supuso que provino de la cocina por el choque de ollas, se levanto de la cama y salió al pasillo que tenía unos cuadros colgados en la pared, eran pinturas más que nada. Camino hasta el final, donde había una puerta que se abrió fuertemente cuando estuvo a su lado, mantuvo ambas manos sobre su pecho por el susto.

William salió de el baño solo con un buzo gris, tenía el cabello despeinado, lo que indicaba que acaba de despertarse, cuando vio al rizado le miró confundido. No sabia que habían visitas en la casa.

“Hola,” se recostó en el marco de la puerta “que onda"

Harry trató de no ver su torso desnudo pero no lo pudo evitar, “Uhm," subió la mirada a sus ojos, sentía que tenía que pedir perdón por mirar pero sería estúpido “Hola, soy Harry. Ya nos habíamos visto" extendió su mano para poder saludarlo, pero se arrepintió al segundo de hacerlo y guardo su mano en su bolsillo delantero.

Técnicamente si se habían visto, pero nunca se habían presentado bien.

William entrecerró sus ojos y ladeo su cabeza, intentando recordar de dónde se habían conocido "¿Lo habíamos hecho?"

"Si... en una fiesta, soy amigo de Louis"

El pelinegro lo observo detenidamente y luego de una pausa pregunto; “¿La fiesta esa de los cocineros?”

“Si, esa misma”

“Oh" ¿será Harry el chef al que Louis fue a ver una vez? Ese de hace dos o tres meses.  “Amigo de Louis, claro” dijo detenidamente “Tu cocinas ¿cierto?” tenía que asegurarse antes de sacar conclusiones.

“Sip”

"Como, en un restaurant” intento ser más específico.

Hizo un sonido de afirmación “queda como a una media hora de aquí" agregó.

¿En serio? ¿cómo se llama?”

“La Rose Blanche”

“¿Es francés?” Harry asintió “Wow, nunca he ido a uno, quizás algún día iré" Harry le sonrió.

Will, estaba seguro de que él era el que gustaba a Louis. “Bueno, ahora me tengo que ir pero fue un gusto" le dio una palmada en el hombro “Louis está en la cocina, por si acaso” apunto al lugar con su pulgar.

El rizado asintió y se fue directo a la cocina.

El pelinegro camino hacia la habitación con una sonrisa de burla en su rostro.
Amigos… claro.

Lo primero que pudo ver Harry cuando llego a la cocina fue a Louis muy animado cocinando lo que creía eran panqueques.

“Buenos días”

El ojiazul se asustó, y como reacción soltó la espátula de plástico que tenia en su mano derecha, que recogió rápidamente. Se dio la vuelta con una sonrisa.

"Harry,” nombró cuando lo visualizo “¿cómo estás?"

"Bien, gracias ¿y tu?” rasco la parte trasera de su cabello, demostrando un poco su incomodidad.

Le era un tanto incómodo estar en un lugar que no era su casa.

“¡Bien! Hice tostadas y ahora panqueques, pero tengo fruta por si no quieres ninguno de los dos” Apunto a una pequeña canasta de frutas que tenia. “También tengo mermelada y palta o si quieres también tengo queso” ofreció.

Louis a penas se despertó se prometió a sí mismo no verse tan entusiasmado por tener al rizado en su casa, pero no considero el pequeño problema de que no sabe disimular.

Su plan de mantenerse tranquilo no le funcionó al parecer.

“Los panqueques están bien, no te preocupes” vio como Louis alzaba el hervidor preguntándole si quería beber algo “Un té estaría bien” se sentó en una pequeña silla que estaba frente a la isla. Aclaro su garganta antes de hablar mientras veía como el castaño servía el agua en un taza rosa. “¿Me quede dormido ¿cierto?”

Louis dejo el hervidor a un lado, se dio la vuelta al darse cuenta que lo que estaba preparando se le iba a quemar.

"Si... no logre despertarte para que me dijeras donde vivías,” empezó “así que te traje a mi casa" respondió simple, dándole una vuelta al panqueque "Bienvenido, por cierto" lo miro por sobre su hombro.

"¿Camine dormido?" sabia que no lo hizo, pero quería hacer como si no entendiera nada, le parecía menos embarazoso.

También sabia que Louis lo cargo, porque estaba medio despierto a ese punto, pero para ser honesto estaba demasiado cansado como para hacer cualquier acción, como pensar por ejemplo.

Louis rio por el comentario, dejo el panqueque en un plato y los apilo en una pequeña torre.

"No, yo te cargue y te deje en la cama"

"Lo siento por eso"

"No pasa nada, ¿panqueques?" levanto el plato que estaba lleno de estos.

"Claro" tomo un poco de su té.

Luego de que Louis le sirviera se quedaron conversando por al menos media hora hasta que Harry paró de comer.

Se había olvidado que era Lunes, y los Lunes por lo general siempre se llenaba, y más al mediodía y ahí era cuando Harry tenía que supervisar todo.

"Mierda" susurró "Louis ¿qué hora es?” esperaba de todo corazoncito que no le dijera once.

El ojiazul le dio un vistazo a su celular para ver la hora, respondió. "Diez y veinticinco"

Harry se levanto rápidamente de su siento, y si no fuera por Louis, que afirmo la silla antes de que se cayera probablemente ahora estaría rota.

“¿Que pasa?" pregunto confundido.
"Tengo trabajo" toco sus bolsillos para comprobar si tenia sus pertenencias y cuando se dio cuenta de que si, camino hacia la puerta. "Muchas gracias, en serio, pero me tengo que ir, ya sabes responsabilidades y todo eso" abrió la puerta "Adiós” a un segundo de cerrar la puerta por completo la volvió a abrir “Estaba muy rico, por cierto. Gracias, de nuevo” cerro la puerta despacio.

Louis conto los segundos mentalmente para ver en que minuto se daba cuenta que no tenia sus zapatillas puestas. Conto quizás unos tres minutos y el timbre de su puerta sonó, camino hacia esta y la abrió, Harry lo corrió con una mano, sin necesariamente empujarlo.

"¿No pensabas decirme que no tenia zapatos puestos?" Camino hacia la habitación de Louis y se sentó en la cama para ponerse el calzado "¿No ves que llegare tarde? no puedo llegar tarde, yo soy el jefe, no puedo dar esa imagen" termino de ponerse sus zapatos y camino a la puerta, su mano apoyada en la madera "Yo soy el jefe..." paro en seco "Yo soy el jefe, yo mando, que llegue cinco minutos tarde no afectara en nada... no" volvió a caminar, hasta llegar a la salida "No puedo dar esa imagen" tomo el pomo de la puerta y miro a Louis que estaba apoyado en una pared con los brazos cruzados viéndolo con una sonrisa divertida "¿Que?"

Negó con la cabeza. “Nada" 

"Gracias de nuevo, hasta luego"

"Hasta luego" saludo con la mano y espero a que la puerta se cerrara para poder volver  su asiento "Lindo" dijo en apenas un murmuró.

Termino de comer su desayuno con una sonrisa dibujada en su rostro.

“Loueeh" se escuchó una voz lejana.

Y el castaño supo que ahí viene el interrogatorio.



“¡Harry! ¿Donde estabas?” Julia corrió hacia el apenas lo vio cruzar la puerta. “Esto es un caos, hay más gente de lo normal”

“Me quede dormido, lo siento” camino al baño, Julia lo siguió detrás. “¿Le puedes preguntar a Marco cuantas personas hay?” La pelirroja asintió  “O mejor dile a Bruno que ya no tome órdenes y se las das a Marta. Ella está hoy ¿cierto?” vio como su amiga le dio un pequeño “Si", abrió el grifo y esparció un poco de jabón en sus manos “Bien, entonces dile eso, y que Bruno solo pique las verduras, es bueno en eso”

“Bien" vio como Harry se sacaba las manos con papel “Ayer no me contestaste ¿Saliste?” le pellizco un brazo.

Harry toco el área afectada quejándose por el dolor “No te importa” Julia lo miro seria “Luego te cuento, mientras tanto haz lo que te dije”

“Si, señor” respondió en tono de burla.
Harry se vistió y volvió a lavarse las manos, cuando salió se dio cuenta que la persona que de encargaba de dejar limpia la cocina no estaba, jura que nunca más se atreve a llegar tarde.

“¿Dónde está Ángel? Llego tarde un día y este lugar es un caos”

“Harry, relájate” le dijo el rubio que estaba a su lado.

“Estoy relajado” contesto a la defensiva.










Gracias por leer y espero que les haya gustado, y si no, no me lo digan.

-Emi :)

F*** u TomlinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora