Capítulo 21.

24.2K 1K 182
                                    

Capítulo 21| The Hangover, 3/3.

Antonella Cavalcante:

—Mi nombre es Randy.

—Hola, Randy— decimos a coro.

—Los traje a tatuarse— dice Max y él la mira con cara de "No me digas".

—Claro Max, desde que nos vio entrar pensó que veníamos a comprar leche— ironiza Eleanor y me hace reír.

Chocamos los cinco.

—Locas— oímos que susurra.

—No trabajo a estas horas, Maxandra— le dice.

—Somos familia, creo que podrías hacerme un pequeño favor.

—¿Son familia?— pregunta Bash.

—Primos— le responde Randy—¿Quienes se van a tatuar?— pregunta luego, al parecer aburrido de vivir.

—Pues nosotros— nos señala Will con obviedad.

—¿Todos?

—¿Ya qué? estamos todos aquí— me alzo de hombros.

—Yo no me voy a tatuar— se espanta mi hermano.

—No seas marica, Nathaniel— bufa Bash.

—Quien sea el primero que pase ya.

Sebastian es quien se ofrece en ir primero, eligiendo un lobo en su pierna derecha. Mi hermano se tatúa el brazo con un gran dragón, Eleanor la espalda con un hada al igual que yo y Max. El último es Will, quien le dice lo que quiere con exactitud a Randy, la tipografía, el tamaño y se lo tatúa en el brazo.

Me inclino a besarlo cuando las palabras quedan escritas en su piel y le pido a Randy que me tatúe algo más; un círculo alrededor de mi dedo anular, para así recordar el anillo que me dio este día y su promesa. A mi novio le brillaban los ojos mientras me miraba. ¿Decían que tatuarse por una pareja era un error? basura, si algún día Will y yo dejásemos de estar juntos, miraría mi tatuaje y sonreiría al recordarle.

—¿Verdad o reto, Willy?— dice Seb de un pronto cuando ya me están dando los últimos retoques. Nate ríe mientras niega.

Todos miran hacia él, hasta Randy se desconcentra por un segundo.

Estos dos habían estado susurrándose desde que entramos por la puerta del local, así que los miro con una ceja alzada y una clara amenaza en mi expresión.

—¿De que mierda están hablando ahora?— suelto.

—¿Quieres jugar verdad o reto ahora?— Will parece confundido.

—Sí, venga anímate— lo alienta— ¿Verdad o reto?

Will se lo piensa.

—Reto.

Los chicos ríen y yo niego.

—No lo mandes a hacer nada extraño, Sebastian— lo amenazo. Randy termina conmigo— O te la verás conmigo y con mi puño.

—Calma, fiera— alza las manos en son de paz y con diversión le ladro.

—Con mi chico no— le advierto una vez más.

—Solo es un estúpido juego— me dice mi hermano. —Te reto a hacerte un piercing...

Will bufa.

—No está tan mal como pensé...

—En el pene— termina Nate.

Will se escandaliza.

—¿Se han tragado el pene del otro en esa orgía o qué?— espeta y yo me divierto— No voy a hacerme un piercing y menos en el pene, desquiciados.

El Mejor Amigo De Mi Padre. ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora