Seis.

52.9K 5.7K 2.6K
                                    

#MaeDay

Capítulo seis: ¿Aprobé?

—Lo siento, yo...
—No, tranquila. Pienso lo mismo que tú.

Reí nerviosa y giré a verlo, me sonrió.

—De todos modos, lo siento, a veces soy demasiado sincera.
—Eso está bien —Se encogió de hombros y negué con la cabeza caminando hacia el software para dejar un pedido.
—No siempre, generalmente sé medirme con las palabras, pero a veces sólo está ese vómito verbal que...
—Conozco a alguien así —rió mirándome, yo alcé una ceja y él continuó— Mi hermano, Ethan es así.
—¿Sí?
—Pero él no se mide. Ya ves que me dice peón por ser el valet del hotel, cree que soy un esclavo.
—¿Y por qué dejas que te llame así?
—Porque me gusta ese apodo, no me molesta que me llamen así... Yo trabajo para seguir estudiando, estoy orgulloso de lo que hago.
—Eso es... Lindo.
—Sí, y hablando de eso, no te interrumpo más, alguien me está mirando desde lejos y sé que quiere que me vaya.
—¿Qué? —miré alrededor, nadie miraba.
—Tengo que volver a trabajar.
—Eh, sí. Nos vemos —Me despedí yendo por un menú y caminando hacia nuevos comensales.

Nunca entendí a qué se refería tal vez la supervisora que siempre estaba mirándonos.

Días después de universidad, trabajo y largos paseos a Pedrito... Nada cambió. Todo era igual a excepción de que había estado tres fines de semana sin salir de fiesta.

—Mae, necesito que dejes esto en el almacén y me traigas la caja número cuatro —habló Chef Wulff entregándome una caja.
—Eh, bien. Ya voy —presioné la pantalla de pedidos y tomé la caja caminando hacia el lugar.
—El almacén del primer piso, Mae.
—Oh, ya —asentí dándome la vuelta y caminando hacia el ascensor para el personal.

Este Chef Wulff era como la otra cara de Chef O'Neill, ambos eran jefes en la cocina y al parecer yo le caía mal al primero.

Cuando por fin llegué al almacén principal, caminé y choqué el codo con la puerta.

—¡Corriente! —chillé tocando mi brazo, no sabía dónde sobar.

El problema es que había soltado la caja y la puerta se había cerrado.

—¡¡Se cerró!! —golpeé la puerta y me quejé porque me había dolido.

Esas cosas sólo me podían pasar a mí. ¿Existía alguien más torpe?

Mae.
@MaeGriffin_
«Me quedé encerrada en el almacén. QUE ALGUIEN ME SAQUE».

Escribí y luego tomé mi celular para llamar a recepción.

«El servicio al que usted intenta acceder no se encuentra disponible por falta de pago».

No pagué el teléfono, genial.

De: Mae.
Hora: 14:56 pm.

«Me he quedado encerrada en el almacén principal, Mike».
Hora: 15:00 pm.
«MIKE».
Hora: 15:13 pm.
«PEÓN».

No contestó.

Mae.
@MaeGriffin_

«Le he escrito por whatsapp a Mike y no viene».
«Solo hay wifi, no tengo crédito».
«VEO LA LUZ».

Caminé de un lado a otro y tomé aire. Ya sé.

«Okay, voy a tener que hacer una tontería»

«@JoePGunn ¿puedes venir al almacén y abrirme la puerta? Por favor».

Joseph.
@JoePGunn

EternecoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora