Treinta y ocho.

37K 4.2K 376
                                    

#MaeDay

Capítulo treinta y ocho: Una visita a París.

—Y... Se acabó Disney —Mi hermano se sentó junto a Mia. Estábamos en el vestíbulo del hotel.

—Bueno, todavía tenemos que visitar al menos un poco de París antes de irnos, chicos —habló Mia llamando la atención del grupo.

—Ya, eso me anima un poco —ladeé el labio apoyando la cabeza en el hombro de Joseph, él giró a verme y sonrió apoyando su cabeza sobre la mía.

—Estoy triste —Max suspiró llegando para sentarse con nosotros.

—¿Y ahora qué pasó?

—Ya me despedí de Kat.

—Oh —estiré el labio y despeiné su cabello—, lo siento.

—Bueno, no lo sé... Al menos podré comunicarme con ella.

—Chicos, ¿qué dicen si vamos a Disney Village antes de irnos? Aún nos quedan tres horas para dejar el hotel y no hemos comido —intenté animar a Max.

—Claro, de todos modos no tengo nada que hacer —dramatizó él, mirando al piso.

—Entonces vamos a comer antes... —Mia se levantó y todos la seguimos. El último día en ese lindo restaurante.

Que Eterneco también era lindo... Pero es que allá trabajaba y no me servían comida.

—Me encanta esta, ¿saben? —mencioné luciendo mi gorra de Stitch—. Es tan suave.

—Al menos no se puso el pijama —murmuró mi amiga y yo la señalé.
—Me dueles.

—¿Saben qué duele más? —preguntó Max y miré al techo. Si volvía a decir algo sobre Kat, lo iba a golpear.

—¿Qué?

—Que hay un Stitch gigante detrás tuyo... Y yo no puedo tener a Kat. ¿Y si me pongo una gorra con su cara? —mencionó tomando la mesa con ambas manos, mi hermano tocó su hombro y solo negó con la cabeza.

—Mae... —Mia me miró tapándose la boca y yo me levanté para mirarlo de frente.
—Vaya, vaya... Pero sí eres tú... Stitch.

Y el tipo pareció reconocerme, porque puso las "manos" sobre su "rostro" y luego las estiró para abrazarme. Puse las manos en mi cintura y giró un poco la cara.

—¡Lilo! —chilló Mia levantándose.

Lilo había aparecido y empezó a molestar al muñeco de Stitch.
Stitch se acercó y me abrazó, luego se alejó y se tapó los ojos.

—¿Ahora sí te tomas una foto con nosotras? —Lilo lo empujó un poco y asintió. Joseph sacó la cámara y junto a Mia, sonreímos para las fotos.
—Gracias —Me despedí mientras se iban y Mia rodeó mi hombro.
—¿Ya se amistaron?
—Sí, somos amiguitos de nuevo.
—Terminemos de comer, tonta —rio sentándose junto a Max y mi hermano de nuevo.

Tres horas después de haber comido y comprado lo que nuestros bolsillos lo permitieran, volvimos a nuestras habitaciones por las cosas.

—El fin de Disney Grelch, gente del futuro —mencioné mirando a la cámara— ¿Tienes algo que decir? —La cámara enfocó a Mia y ella me lanzó una almohada—. Bien, creo que todavía no quiere hablar.
—Niñas, rápido... Tenemos que ir de fiesta a París... Bueno, yo. Ustedes irán a visitar las torre y esas cosas de la vida que disfrutan —Christine apoyó su codo en el marco mientras dejaba su maleta al lado.
—Ya vamos —Mia cerró la maleta y suspiró.
—Mia...
—Dime.
—No me habías contado del hermanito de Mae.
—¿Por qué debería contarte?
—Qué grosera, te acusaré con mamá.
—Y yo le diré que estuviste de fiesta mientras yo me divertía en Disney.
—Pues yo le diré que tienes novio.
—Y yo le diré que... Tú tienes muchos.
—¡No tengo muchos!
—Pues amigos.
—Amigos sí, pero eso no tiene nada que ver. Ahora esta diva se va —alzó las manos y se fue con la maleta.
—¿Qué fue eso?
—Siempre la molesto porque nunca ha tenido novio y mamá siempre la molesta diciendo que se busque uno. Yo creo que va a ser la tía soltera que tiene dinero y es muy guapa para mis hijos... Lo que creía de ti hace un año —rio sentándose en mi maleta para que yo la cierre.
—¿Creías que iba a ser la tía soltera que tiene dinero y es muy guapa de tus hijos?
—Si es que llegaba a tener hijos... Planeaba adoptar gatos.
—¿Y por qué?
—Porque los animales se adoptan, no se compran, lo peor que puedes hacer es negociar con la vida de un a...
—Mia, eso ya lo sé. Me refiero a lo que pensabas de mí.
—Oh, pues que... ¿No lo recuerdas? —Cerré la maleta y la miré negando.
—No sé de qué hablas...
—Mae, eras como mi hermana, te veía siendo ella en el futuro. Exitosa, genial, pero soltera... Aunque claro, con toda la actitud —chasqueó con los dedos y movió la cabeza en forma de "Z".
—Así que me veías como una solterona en el futuro...
—Pues sí —Se encogió de hombros y sonreí.
—¡Genial!
—¿Qué?
—No sé, en las películas las tías solteras, guapas y con dinero son las que siempre aconsejan a la gente...
—O terminan siendo ludopatas viviendo en la puerta de un casino o algo por el estilo.
—Claro... Bueno, eso depende de qué tipo de tía quieras ser.
—Ajá...
—¿Están listas? —Joseph asomó la cabeza y sonreí asintiendo— Te voy bajando la maleta, ¿sí?
—Claro —La rodé hacia él y se fue. Mia me miró burlona y se recostó en la cama.
—¿De qué te ríes?
—Oh, mi amor... Te llevo la maleta, te busco, voy por ti, oh... Mi bella doncella —dramatizó poniendo la mano en su frente.
—¿Qué rayos te pasa? —reí mirándola.
—Que llevan un día y está más colado que la harina.
—Eso n...
—Hola, ovejita —besó a mi amiga, tomó la maleta y salió de la habitación mientras decía:— ¡Adiós, ovejita! —Y se fue.
—Oh, vaya —crucé los brazos y alcé las cejas.
—Vamos ya... Tenemos que tomar un tren hacia París.
—Claro, claro —asentí y salimos apagando la luz.
—Eres tonta.
—Bien, personas, hemos terminado aquí... Nos vamos a París centro y mañana regresamos a Counterville.
—Al menos nos queda una semana juntas —estiró el labio pegando su cabeza a la mía para salir en el vídeo.
—Sí, y vamos a hacer mucha pizza.
—¿Más de la que ya comimos antes de venir?
—Bueno, no sé de qué más te alimentas, niña. Siempre dices que comes pizza.
—Me gusta... La comida china.
—Pues haré comida china.
—Ya era hora —habló Max sentado en el piso junto a su maleta— ¿Ya nos vamos?
—Sí, ahora mismo.

Entonces luego de casi una hora, estabamos en el centro de París buscando ir hacia el campo de marte, donde se encontraba la torre Eiffel.

—Son tres plantas, chicos...

Eran casi las nueve de la noche, y aunque estaba bastante lleno de gente, la vista lo había valido.
Pasamos un buen tiempo tomando fotos de la ciudad, de nosotros, de todo en general.

Hasta el piso me gustaba, Mia y yo queríamos hacer un tour visitando las calles donde habían grabado la película de «Le fabuleux destin d'amélie poulain», o Amèlie para los amigos, en el barrio de Montmartre, pero los chicos no quisieron ir.

Pasamos por un mercadillo donde vendían muchísima comida y compramos unas cuantas cosas; antes de quedarnos en el hotel, esta vez muchísimo más barato al que nos quedamos en Disney, lo cuál era un suspiro de alivio de nuestros bolsillos.

Al día siguiente, la pasamos en el museo de louvre —donde por cierto, se exhibía la Gioconda, entre otros. Y también tenía un centro comercial subterráneo—, el arco del triunfo, la catedral de Notre Dame y estuvimos a nada de ir a otro lugar bastante particular, pero el tiempo no lo permitió: no fuimos a la ópera garnier.

Pero Mia aprovechó en llevarnos a Shakespeare & Company que quedaba en la calle Rue de la Bûcherie. En aquél lugar habían tantos libros que hasta yo me emocioné.

—Mira que sello tan bonito, por favor —sonrió emocionada saliendo de la tienda junto a mí.
—Lo sé, ¿cuántas veces más vas a comprarte el libro del principito?
—Mae, solo me faltaba la versión en francés y ya la tengo... ¡Hola, chicos! Compré libros —alzó la bolsa emocionada.
—Nosotros compramos chocolate —habló Joseph mordiendo uno.
—Creo que es hora de irnos... ¿Dónde está mi hermana?
—Estaba aquí hace un segundo...
—¡No! Christine tiene nuestros pasajes.
—Y... Se perdió tu hermana —reí intentando que siga la oración.
—¡Pero los boletos!

La fraternidad, amigos.

-----

¿Qué pasa? Son los boletos para regresar a Counterville, también son importantes 😂.

Ay, y se acabó Disney Grelch :( Espero que les haya gustado y sean felices mientras puedan, porque solo quedan siete CAPÍTULOS. Falta el epílogo y los capítulos bonus que no sé cuántos serán, pero yup... Capítulos son siete, ya los organicé... Si me siguen en twitter esto ya lo sabrán gg.

Hablando de twitter, sería bueno que se pasen a leer lo que escribí hace... ¿Dos días? Más o menos. Puse algunas pistas sobre la nueva novela, no importa si no tienen twitter, para ver la cuenta y leer lo que pongo no necesitan estar registrados, lo digo solo para que se enteren de lo que puse... Si les interesa. Además hablando de la nueva novela, no sé si les conté, pero la subiré antes de terminar Eterneco, así que atentos 🌚.

Whatevs, ya me voy. Loooove ya.

Baaaaai✌

EternecoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora