Chapter: 12🍷ⴰ༢

23.6K 2.6K 963
                                    

Hyunjin pudo sujetarlo antes de que pueda lastimarse. Su mejilla golpeó el pecho de Hyunjin pero despertó alejándose dos pasos para atrás.

—¿Cómo?

—Lo escuchaste, no lo volveré a decir — Ahora el rubio llevo sus dos manos hacia los bolsillos de sus pantalones.

Felix no dijo nada, tragó saliva y buscó la bolsita que había traído para curar las heridas del más alto, preparándose mentalmente para irse.

Se levantó con intenciones de irse, pero se detuvo; Hyunjin le sujetó del brazo.

—¿Te vas?

—Sí.

—¿Por qué?

—Dame una razón para no pensar que quieres secuestrarme. —se frotó los ojos.

Hyunjin soltó una carcajada.

— ¡Vamos, no voy a hacerlo! —exclamó divertido.

—¿Cómo puedo asegurarlo?

—Que no tengo intenciones de llevarte conmigo si no quieres.

Felix sonrió por fin, pero negó con la cabeza, no sabía qué responder.

—¿Por qué?

Hyunjin lo miró con curiosidad. La ebriedad de Felix se le notaba en los ojos, que casi se cerraban.

—Del uno al diez, ¿qué tan ebrio estás? —Preguntó Hyunjin, ignorando la pregunta del peliplata.

—Once.

—¿Cuánto bebiste?

—Tres copas.

—¿Tres?

—¡No suelo beber de ese grado! Además, creo que no fueron solo tres.

Hyunjin se rio, sus ojos se volvieron como dos pequeñas medias lunas, y la melodía de su risa terminó tranquilizando el ambiente que se formó después de sus palabras.

Se quedaron un rato así, en silencio mientras miraban a los autos transitar. La mirada del pecoso se miraba muy cansada, y después de unos minutos más, Hyunjin le acompañó hasta donde Felix le pidió que se fuera.

Cerca del parque del centro, a unas cuántas calles del restaurante de Changbin.

🍷🍷🍷

Felix no era muy seguro de sí mismo en cierta parte. Cuando era tan sólo un niño, dependía bastante de sus padres, pero era normal, tan solo era un niño.

Con el tiempo en el orfanato aprendió a independizarse; como ir sólo al recreo después de clases, caminar sólo por el pasillo después del almuerzo o ir solo al baño y perder el miedo de perderse en los pasillos.

Con Junho nunca hizo preguntas al respecto. Después de salir de clases, iba a casa con la mochila vacía, nunca llevaba los cuadernos porque terminaba la tarea en la escuela. Sus cuadernos vivían encerrados en el casillero y sus libros polvorientos dentro de mil bolsas plásticas porque los libros fueron su etapa más estresante.

Pasar del inglés al coreano cuando recientemente lograba entender el inglés, fue como un truco de magia; no sabía de dónde salía, pero le tocó aprender.

No lo recordaba muy bien, pero sabía que había sido estresante para él.

Pero después de lo estresante, se vinieron las cosas buenas. Vivir con un padre que le dio todo durante el tiempo que permaneció con él. Terminando con los recuerdos de su primer padre y su única madre; los recordaba borrosamente dentro de una caja en su cabeza que no creía tener.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora