Chapter: 16🍷ⴰ༢

20.6K 2.4K 979
                                    

Un instinto que caracterizaba al pecoso es que tenía la costumbre de despertar cuando sentía que algo andaba mal, o algo era distinto a lo que acostumbraba. Hoy era similar a todas aquellas veces en las que despertaba de la nada con una presión en el pecho, causa de un presentimiento, un momento de esos que, te dan el impulso cuando sabes que tienes que despertar temprano porque se te está yendo el bus, éste no era el caso. Pero podría decirse similar.

El pecoso pegó un brinco cuando despertó, había soltado un grito por el susto. Al abrir bien los ojos, se percató que el lugar en donde se encontraba no era para nada su habitación. Entonces recordó lo sucedido, estaba en casa de Hyunjin, en una habitación que desconocía por completo.

Luego de un rato, tocaron la puerta tres veces seguidas, y posteriormente notó como la manija se movía. Hyunjin empujó la puerta con cuidado, y cuando parte de su rostro se asomó, preguntó:

— ¿Estás bien?

— ¿Es tu habitación?— Le interrumpió el pecoso.

— Es la de invitados, es la única de las habitaciones aparte de la mía que está en orden — Hyunjin se acercó un poco más — ¿dormiste bien? — Preguntó esta vez notando los cabellos desprolijos de Felix.

— Sí, pero al abrir los ojos me asusté, no reconocía esta habitación.

Hyunjin sonrió al verlo bostezar un poco, aún era tan temprano para el gusto del pecoso, las 06:27 a.m.

Había veces en las que solía despertar temprano, pero hoy parecía no ser el día. Hyunjin recordó aquella sonrisa que le dirigió el pecoso en el bar, aquellos movimientos que, aunque eran lentos y elegantes, no dejaban de ser provocativos. Y ahora que veía al pecoso recién despierto le había traído al pecho un sentimiento indescriptible, tanto que al final, terminó enternecido al ver el rostro del peliplata.

— Necesito ir al baño — Dijo el pecoso, Hyunjin asintió y ambos salieron de la habitación. Hyunjin se dirigió a la cocina y Felix al sanitario.

A los minutos, bajó a la cocina, Hyunjin se encontraba sentado junto a la mesa, había dos porciones del desayuno que había preparado sobre esta y dos tazas de lo que parecía ser café con leche.

Felix detuvo sus pasos cuando bajó el último escalón.

— ¿Desayunas? — Felix volteó a verlo, aquellos ojos negros le veían buscando un "sí" como respuesta.

Hyunjin señaló el lugar vacío frente a él, Felix negó cuidadosamente con la cabeza y una media sonrisa.

— Gracias, pero tengo que irme.

— Solo será el desayuno, nada más.

Felix lo pensó unos segundos, sintiendo aquel cosquilleo en su estómago que le anunciaba hambre, se resignó, terminó por aceptar.

—  Está bien, pero luego me iré, y perdón por quedarme a dormir aquí, no sentí — Dijo como disculpa. El rubio negó a sus palabras y el peligrís tomó asiento en donde se le fue asignado.

En el primer bocado que iba a posicionar en su boca, su cerebro le envió una señal que denominó como terror, había recordado aquello que le había dicho Sunjun en el parque.

"Llegare más tarde".

Las palabras de Sunjun, eso quiso decir que Sunjun, probablemente, había llegado a su casa ayer y no encontró a Felix por obvias razones. El cuerpo del pecoso tembló, ahora solo deseaba que no haya llegado a su casa ayer.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora