Chapter: 18🍷ⴰ༢

19.4K 2.3K 922
                                    

El hecho de no haber dormido bien la noche anterior y tener los ojos sensibles a los rayos del sol, le obligaba a mantener la mirada en el suelo. La claridad del día le molestaba un poco la vista. Aún así, tuvo que levantar la mirada cuando escuchó a Hyunjin hablar.

— No lo hagas — Su voz sonó lejana a causa del silencio. Felix levantó la mirada, su ceño aún seguía fruncido, por la confusión y el malestar en sus ojos.

— ¿De qué hablas?

Hyunjin volteó la mirada, escapando del contacto visual del pecoso.

— ¿Me dirás de qué hablas? — Preguntó un poco cansado el chico bajo.— ¿Por qué llevabas contigo mi celular? — Ahora miró mal a Hyunjin.

—Dije que iba a entregartelo más tarde.

—¿Por qué tú..?

Hyunjin lo interrumpió sin permitirle continuar.

—No lo hagas.

Felix levantó la mirada hasta encontrarse con la mirada del otro, estaba confundido.

—¿Qué cosa? ¿De qué me hablas?

Hyunjin no le respondió. Se acercó al peliplata hasta halarlo junto a él dejando al menor desconcertado.

Sintió los brazos del rubio rodeándole la cintura y a su corazón alborotado por aquella caricia en su mejilla por los cabellos dorados del otro. Hyunjin dejó caer su mentón sobre el hombro del peligrís. La diferencia de altura no era mucha, pero se sintió bastante notoria cuando estuvieron más cerca.

— ¿Quién es él? — Le preguntó. Su voz sonaba tan distante, con desilusión, como si su voz estuviese lastimada por algo, Felix no sabía qué era, y tampoco a qué se referia el rubio.

— ¿De qué hablas?— Susurró. Tragó saliva, antes de levantar sus propios brazos, y rodear la cintura de Hyunjin, en un abrazo correspondido que no apretó demasiado, haciendo lo posible para que Hyunjin no sintiera que él también lo estaba abrazando.

—... Sunjun.

Ante aquel nombre, el cuerpo del pecoso se tensó. Y Hyunjin pudo sentirlo.

— ¿D-De dónde conoces ese nombre? — Preguntó temeroso, colocando sus manos sobre el pecho de Hyunjin para alejarlo de aquel abrazo.

— Ese hombre es al que vimos en el parque aquel día, ¿No?

Felix soltó un suspiro pesado, mordió su labio con la mirada perdida. En realidad, Felix no tenía por qué explicarle algo como eso a Hyunjin, a él no podría importarle.

— No entiendo de qué hablas — Mintió, hablando en voz baja, esta vez queriendo separarse por completo del otro cuerpo. Pero Hyunjin afirmó más su agarre, Felix suspiró rendido ante aquellos brazos que rodearon con suavidad pero con seguridad su cintura, más hasta envolverlo.

— Sunjun era él, ¿no?— Preguntó, aún cuando fue él quién apretó más el abrazo unos minutos atrás, ahora separó un poco el cuerpo suyo y el de Felix, para poder verlo a los ojos.

— Sí, ¿De dónde conoces ese nombre?— Habló antes de que el mayor lo soltara y se separara por completo.

El rubio no dijo nada, su mente se sumergió en aquel recuerdo de Sunjun, cuando Hyunjin fue en busca de Felix al parque, las palabras de ese hombre hicieron aparición en su cabeza "llegaré más tarde a casa" aquel comentario le había confundido. Y ahora que lo pensaba, talvez Felix y él...

¿Era eso posible?

No. Felix parecía tenerle algún tipo de repugnancia por como lo miró y trató de excusarse diciéndole que era un amigo que había conocido el mismo tiempo que conoció a Jisung.

Hyunjin apretó la mandíbula. No estaba entendiendo nada, y sus conclusiones le producían un sentimiento repugnante.

— El maldito mensaje... Él habla sobre tener contacto sexual con...— Se detuvo, su mirada fija en un punto específico en el aire — Tanto con él y la gente del bar — Aún cuando su voz sonaba algo insegura por mencionar aquello, su rostro parecía neutro — y tú serás esa persona. Que satisfará sexualmente sus deseos.

Felix quedó paralizado por un rato, Hyunjin no tuvo que decir más para que el pecoso le entendiera, después de todo, Sunjun ya se lo había dicho antes y en persona. Pero en su pecho se instaló un sentimiento similar al terror y decepción por sí mismo al saber que Hyunjin lo sabía; su estómago se removió, y de repente tenía la necesidad de explicárselo todo, aún así, su lado razonable le decía que no tenía por qué darle explicaciones a Hyunjin, tampoco se las estaba pidiendo, entonces su rostro palideció.

El peliplata lo miró, Hyunjin mantenía una expresión seria, y soltó al pecoso dando dos pasos atrás, para verle mejor.

— ¿Cuál mensaje? ¿de que hablas? 

Ante las preguntas del pecoso, Hyunjin no dijo nada, en su vez, señaló con un ademán el móvil que el peliplata guardaba en sus pantalones.
Felix lo entendió, aún confundido pero con cuidado tomó el dispositivo en manos. Entró a su mensajería y el nombre que vio de primero fue «Sunjun»

«[..] ¿sabes?, Cuando aceptes el trato que te dije hace unos días... Tal vez sea yo el primer cliente, para saber como lo haces, ya sabes»

Felix no necesitó saber más con eso, Sunjun no necesitó escribir el mensaje de manera explícita y completa para que el pecoso lo entendiera. Aquel mensaje le dieron ganas de dar arcadas para sacar todo aquel asco que sentía. Pero no lo hizo, su mirada cayó al suelo. Su tío no hacía eso para el bar, sino era una excusa de las más perturbadoras y más asquerosas para tener a Felix en aquella posición...

El pecoso no quiso mostrar su desgracia, en vez, luego de pensarlo mejor, frunció el ceño.

Felix no era quien debía dar explicaciones, era Hyunjin.

— ¿Quién te dio el permiso de revisar mis cosas?— Espetó con molestia— ¡Tus amigos y tú son unos entrometidos! — Arrastró sus palabras, su mirada estaba centrada en la del otro. 

—No fue mi intención.

—¿Por qué lo hiciste Hyunjin? ¿¡Por qué!? Confiaba plenamente en que eras diferente... —susurró lo último.

—Felix...

Llamó.

—YongBok —Interrumpió el peligrís.

Confundido, preguntó: —¿YongBok?

Felix no respondió. Su pecho le dolió.

Hyunjin soltó un suspiro, viendo como el pecoso giraba sobre su propio eje para caminar hacia la salida. Se había ido, a pasos fuertes contra el piso.

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora