Chapter: 28🍷ⴰ༢

22.9K 2.2K 2.9K
                                    

Felix intentó comunicarse con Jisung llamándole hasta seis veces al celular, pero en cada intento era rechazado por la operadora que le respondía con la misma frase "El usuario no está disponible"

Su preocupación fue incrementando mientras se quedaba viendo su móvil por más tiempo. El reloj en su celular marcaba las 17:08 horas, y estaba planeando en tomar un taxi para ir hacia la casa de la abuela del castaño por la preocupación.

Pero canceló esa idea cuando vio que la pestaña de su móvil mostró un mensaje proveniente de Jisung.

"Hola Lix. Perdón por no contestarte, tenía el celular en silencio y no me había fijado. Jahaj. No te preocupes (por si te preocupaste), estoy con mi familia tomando un poco de café, mi abuela se ha recuperado un poco y mantuvo una pequeña conversación con mi madre antes de quedar dormida. Así que no te preocupes Lix, espero que todo esté bien por ahí. Te quiero✨️"

Felix sonrió al terminar de leer el mensaje. Escribió una rápida respuesta que fue respondida por un emoji de una manita arriba y un "gracias por preocuparte" al final. El pecoso terminó bloqueado su móvil después de liberar un suspiro de completo alivio.

🍷🍷🍷

Él no se caracterizaba como la persona más expresiva del mundo, más bien él era todo lo contrario a ese montón de personas que consideraba cursis cuando planeaban salir con sus parejas o invitar a alguien que les gustase para confesar sus sentimientos.

Él era una persona que en la mayoría de su adolescencia se pasó rechazado el amor "verdadero" porque decía que no existía en verdad, talvez solo en los cuentos de hadas, y aunque muy en el fondo quería vivir un cuento de hadas; sabía que era imposible por vivir en el mundo en donde había tanta gente que se tomaba el amor sólo como un juego.

Quizá le tenía miedo, o sólo era el hecho de que no sabía cómo expresarse y la razón de no haberlo experimentado nunca lo que le hacía pensar eso.

Pero cuando sintió aquel estrujo en su estómago cuando el menor le miró y le sonrió con esa sonrisa que decía que era algo que no le gustaba de sí mismo, supo que había caído al precipicio de aquello que dijo que nunca le pasaría y al cual nunca caería.

...Había sentido por primera vez aquel sentimiento en su estómago que muchos llaman las famosas mariposas revoloteando en tu interior como si estuvieran en un jardín en plena primavera explorando hasta el último rincón de tu estómago.

Sabía que talvez no era un amor de aquellos que duran para toda la vida, porque el amor era una aventura el cual tienes que explorar durante tu tiempo de vida. Aunque si sabes cómo amar, éste sentimiento podría acompañarte hasta donde sea y hasta el último suspiro de tu vida. No por nada decían que sentir amor era el sentimiento más bonito, y era aún mejor recibirlo. El mismo que te hacía madurar o el que te volvía aún más idiota. Pero un sentimiento bonito al final.

Y Minho pudo entender a todos aquellos jóvenes que decían: estar enamorados.

Él no podría decir que estaba enamorado, que lo amaba con todo su corazón y alma como decían en las películas, pero que sí gustaba de él y que lo quería. Y eso era suficiente para iniciar y dar el paso a confesar esos sentimientos que le habían confundido por más de un tiempo y que conforme pasaban los días, se sentía más idiota por ese mismo sentimiento. Minho nunca pensó formar parte del grupo de personas que más vergüenza le daba; las personas cursis y románticas. Y aunque no era tan así como sonaban esas dos palabras, lo que había organizado ese día ya era demasiado dulce para su gusto, pero sentía que Seungmin merecía eso y mucho más.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora