Chapter: 29🍷ⴰ༢

23.2K 2.3K 4.3K
                                    

¡🍷🍷🍷!

Ambos permanecieron en silencio viéndose el uno al otro por un rato. Felix tuvo que respirar profundo para dejar de soltar esos suspiros que se mezclaban con la respiración del rubio y poder recuperar el aire perdido.

Hyunjin le sonrió con cuidado, quitando de su frente los pocos cabellos plateados que caían desprolijamente, y acercó más su rostro.

— Bueno, fui a mi casa por algo de ropa — Contestó Felix a la pregunta que se había perdido en el silencio. El rubio seguía acariciando su frente mientras se separaba un poco.

— ¿Entonces sí te quedarás conmigo un tiempo?

— Traje lo necesario para dos días  — Contestó, dejándose acariciar por el rubio y por inercia llevó sus manos a la corbata del mayor, quién sonrió al verlo jugar con ese pedazo de tela colgando de su cuello.

— ¿Vas a desvestirme? — Preguntó con una sonrisa divertida, mirando como Felix trataba de desatar su corbata con algo de torpeza.

Felix no le respondió, estaba enfocado en aquel nudo que apretó más sin querer y mordió su lengua. cuando supo que si apretaba más ese amarre lo único que haría sería ahorcarle el cuello a Hyunjin .

— Lix, es solo de jalar un extremo, ahí ya la enredaste — El rubio interrumpió en el intento del pecoso en desatar la corbata. Negó con la cabeza y se apoyó sobre sus rodillas en la cama. Felix lo miró con atención, y pasó su lengua sobre sus labios.

Desde la posición en la que se encontraba el de pecas, el rubio se veía hermoso. Aquella camisa marcando el tamaño de sus hombros y aquellos movimientos ágiles de sus manos para desatar la corbata de su cuello. Su mirada de concentró en esas venosas manos y largos dedos y aquel entrecejo fruncido a acusa de su concentración.

— ¿Puedo preguntarte algo? — El pecoso se incorporó sobre la cama saliendo un poco del cuerpo del mayor. Este le miró quitando por fin su corbata.

— Claro.

— Aquel día. Ayer ¿Cómo sabías que estaba en aquel pasillo? — Jugó con los dedos del mayor cuando tomó su mano.

Hyunjin miró sus manos interactuar y sonrió por eso.

— La verdad es que ayer no quería ir al bar. Pero quería verte... luego de aquel día — Hyunjin se perdió en esa caricia en su mano. Las manos del pecoso eran muy suaves — Te vi dirigirte a ese lugar mientras dos personas se posicionaban en la puerta de la habitación, esperándote.

El menor lo miró con un brillo precioso en su mirada, buscando la del mayor y dirigió sus manos a las mejillas del rubio observando los hematomas que empezaban a desinflamar.

— Y luego que tú entraras a ese lugar, vi a esos sujetos reír y decirse cosas entre ellos y luego te siguieron. Calculé el tiempo, al tú no salir y aquellos otros tampoco. Hablé con el guardia, les di una instrucción y al no verme salir, entraron. — Aclaró y se dejó tocar por la suave piel del menor en su frente.

— Gracias.

— No limpiaste mis heridas.— Jugó Hyunjin, atrapando la mano del menor y la apretó entre la suya, depositó un suave beso en los nudillos de cada uno. Felix sonrió.

— No se me ha olvidado — Soltó una risilla — Lo haré ahora.

Lo que ocurrió a continuación, fue mejor de lo que imaginó el rubio. Creyó que Felix se levantaría e iría al baño para ir por el botiquín y así poder limpiarle las heridas, pero aquella manera en la que lo hizo fue aún mucho mejor que lo que imaginó.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora