Chapter: 35🍷ⴰ༢

18.3K 1.7K 2.4K
                                    

El cielo se pintaba de rojo por el bello ocaso. La brisa fría a finales de agosto empezaba a sentirse en sus pieles y Hyunjin tomó ese clima como excusa para llevar al pecoso de compras.

Pasaban por los Boutique observando algo de ropa, pero no compraban nada, al final lo único que estaba buscando el pecoso eran bufandas para el frío y Hyunjin se reía de él porque hasta ahora había tenido mala suerte encontrando una como la que quería.

— Solo resígnate — Habló con una voz átona pero divertida.

El pecoso frunció un poco los labios y negó con la cabeza, observando algunas prendas.

Ambos se detuvieron frente a otra, en donde había algunas plantas decorativas y prendas deportivas. Hyunjin ladeó un poco la cabeza por esa extraña combinación de accesorios, es decir, primero, por las plantas supuso que todo sería relacionado a la jardinería.

— Mira, son muy bonitos ¿vienes? —Emocionado, arrastró al rubio dentro el local. De inmediato el olor de las flores inundó sus fosas nasales.

— ¿Quieres flores? —Preguntó confundido.

— Exactamente no. ¿Ves esos gorritos? Son de pareja —Se rió un poco.

— Ah —El rubio soltó una risita e ignoró a la dueña del local que los miraba con curiosidad pero con una sonrisa en su rostro — ¿De pareja, eh? —El mayor observó con atención al de pecas, quien luego de aquellos accesorios para parejas se fue a observar las plantas que había en el lugar.

— Es muy cliché —Soltó una risa —Los gorros —Volteó hacia el mayor que le asintió no tan seguro, porque la mirada del menor brillaba y no sabía si quería en sí los gorros o porque solo quería usar algo de pareja y no precisamente los gorros. Pensó.

Sus cabellos color plata trenzados a un costado de su cabeza, eran sujetados por dos ganchitos y su piercing en la oreja volvió a brillar por el reflejo de la luz que había en el lugar

— ¿Puedes comprar flores? Tu jardín es todo un desastre —Habló el pecoso y Hyunjin asintió dándole la razón.

— Pero no tendría tiempo de plantar.

El menor soltó un bufido.

— No es tan complicado. Te dan una semana de descanso cada dos meses, ¿no puedes en ese tiempo?

— ¡Bueno, Bueno! ¿Cuáles serían? — Se rindió divertido. Aunque se dio cuenta que cedió demasiado rápido y sin rechistar porque, en verdad, había probabilidades demasiado altas de que Felix lo ayudase. Y ya no lo vio tan mal al imaginarlo.

Pasaron unos minutos escogiendo qué semillas y plantas comprar para el jardín, Felix también le dijo al rubio que comprase algunas macetas para la sala para darle un aspecto más natural.

— Mira esto, la pecera brilla dependiendo el color del pez que se acerca a este área —Señaló con su dedo aquella línea que iluminaba al borde de dicha pecera

Habían peces azules, naranjas, amarillos y verdes. Peces exóticos en una pecera de cristal detrás de algunas plantas que le daban una estética muy preciosa a la tienda. Al fondo de esta estaba la ropa deportiva, se dio cuenta que tenían muy camuflada aquella venta de ropa.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora