Chapter: 32🍷ⴰ༢

19K 1.8K 1.3K
                                    

Fue el primero en despertar. Su amigo seguía acostado sobre el colchón con toda la cara cubierta por las sábanas. Agarró el celular que dejó del otro lado de su almohada y al tenerlo en manos, encendió la pantalla.

06:59. viernes.

Era demasiado temprano, supuso que por haber dormido temprano ayer, hizo que abriera los ojos a esta hora. Desbloqueó su móvil y encontró mensajes nuevos de Hyunjin.

Anoche lo había desbloqueado después de haber terminado la llamada. Una llamada que duró más de lo que creía, pero le entretuvo demasiado.

Hyunjinnie.♡  (hace 7 horas -00:03-)

> ¡Eso, me desbloqueaste! ♡

Sin querer frunció el ceño. Ellos habían colgado al unísono una hora antes y también lo había desbloqueado después de la llamada.

En sus labios se formó una línea casi recta y sus cejas se juntaron un poco, luego de ese mensaje había otro que decía "Tengo que limpiar los hematomas, pero el trabajo..." sonrió un poco. No entendía muy bien la labor de Hyunjin, y no es que fuera tonto, simplemente no le había preguntado en qué consistía exactamente.

— Buenos días, Lix — La voz de su amigo le asustó un poco, pero sonrió al ver los cabellos castaños de su amigo regados por su cabeza y algunas marcas de la almohada en su frente.

— Buenos días, Jisung.

Bloqueó su móvil y se levantó de la cama, sabía que sus cabellos grises estaban regados sobre su cabeza como los de su amigo, ambos se rieron de ellos mismos cuando se vieron al unísono.

Después de un rato, ambos salieron a la cocina, en donde Hanna, la madre de Jisung esperándolos con el desayuno.

El café liberó su exquisito aroma mientras soltaba el vaho de las tazas.

— Buenos días, hijos. — Saludó Hanna con una sonrisa preciosa, sus suaves labios de un tono rosado natural y sus cabellos castaños estaban sobre su cabeza sujetados en una coleta de caballo y había un pequeño moño a un lado de esta.

Felix admiraba a la mujer, se miraba tan joven a su edad y suponía que todo era porque vivía feliz la mayor parte del tiempo. Su sonrisa era similar a la de Jisung, porque el parecido entre Hanna y Jisung era demasiado notoria. Desde esos ojos castaños y la sonrisa que se dibujaba en sus rostros hasta esa personalidad que alegraba a cualquier persona.

— Buenos días, mamá — Saludó el castaño y luego le siguió Felix.

—He preparado algunos huevos y pequeñas porciones de verduras cocidas con carne, ustedes deciden que querrán comer —Sonrió — y para beber hay jugo y café —Habló Hanna mientras buscaba algunas cucharas en la gaveta — Lix, ¿me ayudas? Por favor, sirvamos la mesa.

El peligrís asintió sin rechistar. Ayudó a Hanna mientras Jisung lavaba algunos platos que sobraron de la noche de ayer. Cuando el desayuno estuvo listo sobre la mesa, Jisung ayudó a su abuela a comer con ellos. Los cuatro platicaron un poco; la abuela sólo pudo asentir escuchándolos hablar, sus fuerzas a veces se iban hasta para hablar. Aun así, se notaba que estaba feliz porque Jisung y Felix estaban con ella.

Al cabo de unos minutos todos dejaron la cocina para ir a la habitación de la abuela, conversaron mientras se rían porque Hanna contaba las historias que ella vivió de niña y la abuela con un poco de esfuerzo, recordaba como el padre de Jisung se comportaba de pequeño.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora