Ꜥꜥֶָ֢🧺ֶָ֢۫݊˒𐙚 capítulo 26

7.5K 639 13
                                    

Habían estado melosos media hora atrás y románticos en medio de besos, sin embargo, JungKook se alejó cuando los besos se tornaron intensos y TaeHyung se sintió mareado, así que JungKook pensó que era buen momento de invitarlo a una cita, TaeHyung...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Habían estado melosos media hora atrás y románticos en medio de besos, sin embargo, JungKook se alejó cuando los besos se tornaron intensos y TaeHyung se sintió mareado, así que JungKook pensó que era buen momento de invitarlo a una cita, TaeHyung aceptó con la condición de que fuera HoSeok. Al final tuvo que asentir aun cuando las protestas y pucheros se hicieron presentes. No quería una nueva pelea con el castaño, no cuando hace media hora atrás se decían lo enamorados que se sentían por el otro. No podía discutir con el, no cuando lo besaba y le susurraba mil veces lo enamorado que estaba por él.

Levantó la vista de su teléfono cuando escuchó bufidos molestos, se encontró con una situación algo graciosa y tierna. TaeHyung intentaba pasar sus pantalones apretados y se quejaba cuando no le entraban por completo. Se rindió y se lo quitó tirándolos en el closet con fuerza. JungKook no podía despegar la vista de ese voluptuoso y redondo trasero que se cargaba.

— ¡JungKook! — Se quejó — No me entra el pantalón, ya nada me queda.

El azabache lo recibió en sus brazos cuando el castaño buscaba cariño por parte de él.

— No me queda — Dijo con la voz quebrada — Ese hacía lucir mi bello trasero.

Enterró su rostro en el cuello del azabache mientras las lágrimas caían por sus mejillas. Se sentía gordo, ya nada le quedaba. Tenía que usar sus pantalones de pijamas que se amoldaban a su cuerpo sin lastimarlo.

— No lo necesitas — JungKook se aventuró a llevar sus manos al redondo trasero de TaeHyung — Aún se lucen. Joder, se verían mejor sin ropa encima.

— Jeon JungKook, quita tus manos de mi trasero si no quieres morir — Amenazó mirando al azabache con las mejillas rojas.

— Okey — Alejó sus manos pero las mantuvo en la cintura del castaño — Nadie tiene que verte el trasero solo yo puedo.

— Deja de ser celoso — Le dejó un pequeño beso en los labios. JungKook sonrió por eso — ¿JungKook, tu crees qué soy lindo?

JungKook sinceramente se había ofendido con esa pregunta. ¿Cómo podía preguntarle eso? ¿Es que acaso no se daba cuenta de los murmuros de las chicas y chicos de la Universidad? ¿No se daba cuenta de sus miradas?

— Bebé, tú eres realmente hermoso — Notó mientras acariciaba las facciones del castaño — Y no lo digo porque estoy loco por ti. Me llamaste la atención desde siempre, solo que te odié porque solo me dejaste ver tu lado gruñón, pero TaeHyung tú eres hermoso. Me gustan tus ojos, me gusta perderme en ellos y adoro las arrugitas que se forman al hacerlo. Tus piernas y déjame decirte que tengo una obsesión con tu trasero — Llevó de nuevo sus manos a estas apretándolas — No sabes como me gustaría morderlas y dejarlas rojas.

— ¡JungKook! — Se quejó sintiendo sus mejillas calientes — Eres un pervertido, pero te quiero así.

Se dejó caer en el regazo del azabache mientras este le daba suaves caricias a su vientre. Solo esperaba que la bebé no empezara a moverse porque se encontraba cansado. Por alguna razón a la bebé le gustaba cuando JungKook hablaba con ella y dejaba besos por todo su vientre. Dios, no dejaba de pensar en lo pequeña y rosadita que estará cuando este en sus brazos y los lloriqueos en medio de la noche. Ya estaba deseando tenerla entre sus brazos, besarla y sobre todo cuidarla.

— Los quiero — Dejó un beso en la frente de TaeHyung — Ya quiero tenerla en nuestros brazos.

— Igual yo — Acarició las mejillas del azabache — ¿Puedes creer qué no hemos buscado un nombre para nuestra bebé? Somos unos malos padres.

— No lo somos — Informó. Ya habían comprado juguetes, ropa, pañales, entre otras cosas. Solo no habían discutido el hecho de donde sería la habitación de su hija, ya que ellos no vivían juntos — Solo somos nuevos en esto, creo que lo estamos llevando bien.

— Creo lo mismo — Asintió alegre — He rebajado los pastelitos diarios ha seis y he estado comiendo cosas saludables — Hizo un puchero — Pero aún extraño las hamburguesas y nuggets.

— Solo porque me perdonaste vamos a comer hamburguesas, pero dame un beso.

— ¡Yey! — Tomó el rostro del azabache y dejó repetidos besos haciéndolo sonreír.

— Tu invitas ¿cierto? — Preguntó HoSeok mirando a JungKook con los ojos achinados

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

— Tu invitas ¿cierto? — Preguntó HoSeok mirando a JungKook con los ojos achinados.

— Sí, pide lo que quieras — Rodó los ojos cuando HoSeok sonrió victorioso.

— Buenas tardes — Dijo la mesara amablemente — ¿Qué desean pedir?

— Yo quiero la hamburguesa suprema con papas fritas y refresco — Dijo el castaño mirando el menú — ¿Le pueden agregar unas nuggets? — Levantó la mirada. La mesera asintió.

— Lo mismo que él — Respondió JungKook cuando la mesera le preguntó su orden. Miró al castaño cuando lo mesera se fue — ¿No crees qué es mucho lo que pediste?

— No — Negó acercándose al rizado para darle un rápido beso — Tu me prometiste pedir lo que quiera.

JungKook gruño acercándose a TaeHyung tomandolo de la barbilla mientras lo besaba lentamente. Se alejaron escucharon las quejas de asco por parte de HoSeok y se alejaron a regañadientes.

— Me gusta ver que se aman — Habló divertido — Pero no coman en frente de los pobres.

Luego de minutos sus pedidos llegaron y TaeHyung intentaba llegar a la bandeja donde estaba sus nuggets, pero su enorme vientre no lo dejaba, aun si estiraba sus manos. JungKook negó riendo y se las acercó al ojiazul.

— Gracias —Dijo tímido empezando a comer.

— Te amo comida — Exclamó HoSeok cuando la comida tocó su paladar.

— Con cuidado, HoSeok no querras atrangantarte — Dijo divertido por la forma desperada en que se llevaba los alimentos a la boca.

— Habla por tu novio — Mencionó. Llevo su vista a TaeHyung, quien se llevaba las cosas al mismo tiempo.

— Amor — Tomó una servilleta y limpió la comisura de los labios del castaño — No comas rápido, podrías atragantarte.

TaeHyung llevó sus manos al plato de nuggets del azabache.

— TaeHyung, no puedes comer más — Reprendió ganándose una mirada molesta. Joder, como odiaba no tener la fuerza de prohibirle algo a ese bonito castaño — Bien, pero nada de postre ni antojos.

Al final el azabache tuvo que ir por unas fresas con crema para el castaño. Estaba seguro de que no podía negarse a nada, no cuando TaeHyung sonreía en grande y lo besaba mucho para que pudiera ir por sus fresas.

 Estaba seguro de que no podía negarse a nada, no cuando TaeHyung sonreía en grande y lo besaba mucho para que pudiera ir por sus fresas

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
una llegada inesperada 𐙚 kooktaeDonde viven las historias. Descúbrelo ahora