Ꜥꜥֶָ֢🧺ֶָ֢۫݊˒𐙚 capítulo 28

6.7K 586 2
                                    

TaeHyung reía por las cosquillas que ocasionaban los pequeños besos que JungKook le daba en todo su rostro

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

TaeHyung reía por las cosquillas que ocasionaban los pequeños besos que JungKook le daba en todo su rostro. No se molestaba en apartarlo, aun cuando las personas los miraban curiosos, ni mucho menos cuando se topó con la mirada fría de Ye-Eun, porque amaba los besos que JungKook le proporcionaba. Y es que en algún momento de su vida había dicho que odiaba a las personas cursis y empalagosas, al igual que también les había desesperado cuando sus antiguas parejas se ponían en plan cursi, pero JungKook tenía algo que hacía que adorara cada cosa que le decía o hacía. JungKook rompía esa barrera.

— ¡Basta! — Ahuecó las mejillas del azabache para dejar un dulce beso — Me estas llenando de baba.

— Lo siento — Se alejó a la vez que acomodaba su cabello — ¿Qué te parece si luego de la Universidad vamos a mi departamento y te hago algo rico de almorzar?

— Eso me parece bien — Asintió. Miró de reojo a Ye-Eun, quien no quitaba su vista de ellos. Los miraba con repulsión — Ya no aguanto la mirada de Ye-Eun, nos mira con asco, no soporto su mirada sobre nosotros y menos de la forma en que nos mira.

JungKook desvió la mirada hacía Ye-Eun que los miraba con asco, como si lo que estaban haciendo estuviera mal y no se sorprendía porque Ye-Eun era una persona con la mente cerrada.

— No te preocupes — Tomó las manos del castaño entre las suyas. No le importaba en lo absoluto que la mirada de Ye-Eun estuviera sobre ellos — Solo falta unas semanas para terminar la Universidad y ya no tendrás que volver a verla.

— Tienes razón. Es solo que no soporto la forma en que nos ve ¿entiendes? — Preguntó. El azabache asintió — Se ha vuelto más insoportable cuando empezamos a salir — Sonrió — Pero no me importa porque te tengo a ti y pronto a nuestra bebé.

JungKook se mordió el labio inferior tratando de reprimir una sonrisa, pero a los pocos segundos sonrió con todo y hoyuelos.

— Tampoco me importa entonces — Dijo para luego dejarle un beso en su nariz — Bueno yo estoy tranquilo porque SeoHoo no ha vuelto a hablarte.

— No me lo recuerdes, me hace sentir un poco culpable — Soltó con sinceridad — Le grité mucho, ¿crees que fui duro con él? No pude reprimir lo molesto que estaba.

— Estabas en todo tu derecho en molestarte, no podía besarte sin tu consentimiento — Explicó — Además, él sabía que tú y yo teníamos algo y aun así te besó y-

— JungKook — Habló con una pizca de diversión en su voz — Te estas poniendo celoso de nuevo.

El ojiverde no lo negó, era muy celoso cuando se trataba de TaeHyung porque cuando caminaban por los pasillos con las manos entrelazadas y veían a SeoHoo cerca él azabache tomaba a TaeHyung de los hombros y le daba la vuelta para volver. Para que al final TaeHyung terminara molesto y le gritara lo cansado que se encontraba y lo que tanto que odiaba que lo hiciera caminar mucho.

 Para que al final TaeHyung terminara molesto y le gritara lo cansado que se encontraba y lo que tanto que odiaba que lo hiciera caminar mucho

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

— Tienes un bonito departamento — Comentó mientras observaba cada rincón del departamento del azabache. Todo estaba en su lugar, perfectamente acomodado y para ser sincero se había sorprendido la primera vez que entró y encontró lo limpio y ordenado que se encontraba. Todo lo contrario que había pensado que se encontraría.

— Ya habías venido — Informó JungKook quitándose la mochila para dejarla sobre el sillón de la sala.

— Lo sé — Asintió tomando un marco con una foto de JungKook cuando era pequeño. Sonrió con ternura para luego dejarla en su lugar y mirarlo — Es solo que siempre me sorprende lo limpio que esta el lugar. Solo pensé que eras de esos chicos que tiene sus cosas regadas por todos lados.

— No se que te sorprende, has venido dos veces.

— ¿Hablas en serio? — Se cruzó de brazos con las cejas levantadas — ¿Hablas de aquella vez en la que estaba borracho y te aprovechaste de mí? Porque para serte sincero al día siguiente salí corriendo y no recuerdo nada de esa noche.

— No te alteres — Abrazó al castaño dejando pequeños besos por su mandíbula — Lo siento, sol.

— JungKook — Suspiró cuando los besos bajaron por su cuello — ¿Qué pasa? — Preguntó luego de un rato. Había sentido la mirada de JungKook sobre él y sus manos acariciando lentamente su piel y supo que quería decirle algo, pero no se atrevía a decirle.

— Es solo... — Murmuró mientras se acercaba al castaño tomándolo de la cadera para acercarlo a él, llevando sus manos a la espalda de este — Que te amo, realmente lo hago.

El corazón de TaeHyung estaba como loco y si JungKook prestaba atención lo podía escuchar.

Una sonrisa se apoderó de su rostro y tenía vergüenza de que JungKook lo viera y supiera que estaba perdido por él así que escondió su rostro en el cuello del azabache y no importaba que lo viera porque estaba seguro que JungKook sentía su sonrisa.

— Oh, JungKook — Tomó la mano del azabache y la llevó a su vientre donde su bebé se movía — Creo que ella está feliz de que me ames y también de que yo te amo.

— ¿Me amas? — TaeHyung sintió con una pequeña sonrisa en su rostro.

— Te amo tanto — Acarició las mejillas del azabache — En verdad lo hago.

Lo hacía, no había podido evitarlo, aunque quisiera no habia podido y más con la forma en que lo trata JungKook. Habian descubrieron lo mucho que se amaban.

 Habian descubrieron lo mucho que se amaban

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
una llegada inesperada 𐙚 kooktaeDonde viven las historias. Descúbrelo ahora