•Pasado de Sky•

16.9K 978 658
                                    

Maratón 1/3

SKY

Mis ojos se abren vagamente y me remuevo en mi cama, adolorido.

Mi cama...

Mi pulso comienza a acelerarse y miro a mis costados para tranquilizarme y verificar que no me encuentro en mi habitación, pero es en vano... Porque sí, me encuentro en ella.

Mi mente viaja a un recuerdo en específico y el dolorcito de mi pecho vuelve a aparecer.

Iris.

La culpabilidad aumenta al visualizar un rayo de luz entrar por la ventana de mi habitación. Ya es de día...

Me levanto con rapidez y toco mi sien al sentir un leve mareo. Una punzada se hace presente en mi cuello y el enojo vuelve al recordar quién es el culpable de que yo me encuentre aquí, y no buscando a chispita.

Abro la puerta de mi habitación, sintiendo como mi sangre hierve.

—Eres un maldito imbécil —esbozo cuando mis ojos se encuentran con Asher.

—No había otra opción, Sky —Mi ceño se frunce al oír su confesión.

—¡¿No había otra opción?! ¡Asher, joder!

—Tranquilízate.

—¡Pasó la noche en el bosque, joder! ¿Sabes lo peligroso que es eso?

Él se queda en su lugar, mirándome con nostalgia. Su respiración también se encuentra acelerada, pero se demuestra tranquilo.

—¡Permitiste que me inyectaran el tranquilizante, Asher! ¡Lo permitiste!

—Lo siento, Sky. Lo siento. Lamento si te dolió o si te sentiste débil, pero te dije que no había otra opción.

Abro mi boca, incrédulo.

—¿Piensas que te reclamo lo del tranquilizante porque me dolió? —pregunto, mirándolo fijamente.

Él asiente y mi enojo aumenta.

—¡No es por eso, imbécil! ¡Es porque si hubieras impedido que Rick me inyectara el tranquilizante yo hubiera podido seguir buscando a Iris! ¡Y probablemente en este momento ella estaría aquí, sana y salva!

La expresión de Asher cambia a una de tristeza.

—¿Eres consciente de que en este momento ella podría no estar viva? —Decir esas palabras en voz alta me quema la garganta.

Él baja su cabeza.

—Mira, no sé qué harás tú. Pero yo la seguiré buscando, y tendrías que hacer lo mismo si la quieres tanto como dices.

Me doy la vuelta con la intención de salir de la habitación y oigo la voz de Asher nuevamente.

—Sky... No creo que sea buena idea...

Hago caso omiso a su comentario y abro la puerta.

—Sky —saludan los guardias que se encuentran frente a mí. Joder. ¿Qué mierda hacen estos grandotes aquí?

Alas de fuegoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora