Chapter: 02🍷ⴰ༢

46K 4.3K 2.4K
                                    

La cabeza comenzó a palpitarle dolorosamente por el efecto del alcohol.

Escuchó un sonido bastante bajo de música con un ritmo bastante peculiar en lugares como estos. Las luces se prendieron poco a poco pintando la habitación de color rojo y destellos azules a los costados y en cada esquina.

¿Debería darse la vuelta y echarse a correr?

La cortina corinta del fondo se movió y el cabello gris del bailarín reflejó los rayos rojos de la luz.

- ¿Te quedarás ahí?

Hyunjin guardó silencio, tratando de enfocarlo mejor entre aquella neblina oscura que le impedía encontrarlo con la mirada.

La música sonó más fuerte y aquel timbre excitante de la música le aceleró el pulso; no más que aquella sonrisa coqueta del peligrís cuando se comenzó a acercar al rubio con un bonito cincho en el cuello.

No iba a mentir, el alcohol que se cargaba en la sangre se fue hasta sus pies yéndose a un lugar fuera de su cuerpo; el joven tenía unos ojos verdosos y un rostro bastante atractivo. Estaba completamente seguro de que la lista de pretendientes que se cargaba era infinitamente extendida. Hyunjin no pudo pensar en otra cosa que no sea aquel color en sus ojos.

Cafés con verdes, reflejándose en sus pupilas la luz de la habitación con un brillo bastante hipnotizante, y le gustó.

Se quedó callado un momento, viéndole con más atención. Desde el piercing que colgaba en su oreja hasta el collar plateado que adornaba su cuello debajo del cincho; bajando hasta encontrar la escultural cintura del joven, cubierta por la tela blanca de su ropa. Hyunjin parpadeó reaccionando a su descontrol. No debía hacer eso, se supone que a él no le gustaba ese tipo de asuntos.

El bailarín se acercó un paso.

De pronto el rubio comenzó a temblar, estaba nervioso.

Como bailarín, Felix sabía que tenía que ser él el del primer paso y debía iniciar con todo eso, pero el nerviosismo que veía en su cliente no le permitía continuar.

- ¿Qué quieres que haga?

Suspiró, el chico intentaba mantenerse estable, pero parecía que se estaba desmoronando sin razón. Los últimos días había sido un trabajo bastante pesado con más presentaciones de las normales, por la suma de clientes en el bar; pero hasta este momento pensó que iba a avanzar igual hasta que se acabe la semana, pero hubo una falla; este rubio.

La vida en el bar lo tenía muy acostumbrado al ambiente pesado de la noche y la extravagancia con la que tenía que manejar a su propio cuerpo; este chico le dejó perplejo sin saber qué decir o hacer. ¿Acercarse y acorralarlo en la pared? no, eso estaba en contra de sus propias reglas. Además, que ese comportamiento raro del joven no podría distinguirlo del resto.

Su apariencia gritaba rudeza; aparentaba ser un hombre bastante maduro, pero aquel jugueteo con sus manos no decía lo mismo.

- ¿Vienes y no sabes que hacen al entrar acá? - La voz del bailarín sonaba irónica.

"Que inocente", Pensó el bailarín.

- Ah... - Vaciló un poco antes de continuar, pero el sonido de la puesta y una tercera voz le interrumpieron.

- Felix, terminó el tiem... - se interrumpió. Su vista se detuvo en el hombre del gabán negro, y miró a Felix con miedo mordiéndose la lengua.

Alarmado, Felix miró a Jisung, el castaño pasó saliva por su garganta y se vieron un momento.

-Digo... Yong, ya acabó el tiempo.

Ambos se miraron otra vez y Felix asintió nervioso, observando a Hyunjin como si estuviese buscando algo; pero él parecía ajeno a la conversación de los dos. Y Felix rezó para que así fuera.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora