Chapter: 08🍷ⴰ༢

28.5K 3K 2.4K
                                    

Un hombre vestido de negro dejó la copa de vino Valduero Lantigua, servida por el hombre que le acompañaba, cuyo líquido pintaba de un rojo rubí y reflejos naranjas, indicando la calidad de un grandioso vino de 1989 traído desde Europa.

— ¿Dónde está Felix? — Preguntó el hombre.

Cuyo hombre respondía al nombre de Sunjun. El mismo que ahora veía a Jisung con ojos serios exigiéndole una respuesta, mientras cruzado se piernas, volvía a tomar la copa de la mesa, bebiendo un sorbo sin apartar la mirada de Jisung.

El castaño pasó saliva por su garganta. No pensó que vendría hoy, y ni siquiera tan tarde en la noche. Según Elena, una bailarina del otro cuarto, debía hacerlo hasta la próxima semana.

— Salió señor, pero vendrá pronto — Jisung hizo una reverencia ante Sunjun, y luego de pedir el permiso, salió de la habitación lentamente, soltando un suspiro grueso cuando al fin pudo abandonar por completo el cuarto.

— Ese chico. — Murmuró, con un gesto le pidió al hombre que le acompañaba a que se fuera, y sonrió, una sonrisa escalofriante llena de todo, menos de buenas intenciones.

Sunjun era conocido por tratar bien a sus trabajadores, a las bailarinas, bailarines y a Felix, pero este lado amable lo dejaba mostrar frente a personas como sus clientes, para quedar bien con ellos, para no arruinar su imagen. Pero en realidad, era todo lo contrario, su sobre exigencia asfixiaba y sobre todo a Felix con quien Sunjun era demasiado posesivo, y no de la buena forma.

Fue él quien le había dicho antes a Felix que solo se dedicaría a excitar con su baile a las personas en el bar.

Y lo que Felix no sabía, es que aparte de obligarlo a ejecutar tal cosa en el lugar, Sunjun era uno de aquellos tantos espectadores que acosaba secretamente al bailarín.

🍷🍷🍷

Había pasado varios minutos caminando, Hyunjin lo guiaba a pasos lentos y tranquilos, el gabán doblado en dos en uno de sus brazos y Felix le seguía silenciosamente por detrás.

— ¿A dónde me llevas?

Se animó a preguntar, logrando capturar la atención del rubio.

— ¿Hay personas que te tocan así siempre? — Las palabras detuvieron también el paso del peligrís.

Mientras caminaban, Hyunjin trató de ignorar las imágenes que había visto en el bar, pero terminó maldiciéndose cuando su pensamiento sonó en voz alta.

Algo dentro de él no estaba bien al pensar que otras personas tocaban a Felix y se sobrepasaban así con él, pero ¿por qué pensaba así?

Lo más lógico que podía encontrar, es que todo aquello era normal, pero la reacción del pecoso no se lo podía confirmar.

— ¿Qué dices?

— Si bailar de esa manera es tu trabajo, eso implica ser tocado por las personas al cual le bailas... No me sorprende el hecho de que aquel hombre haya hecho lo que hizo contigo — Soltó Hyunjin aún sin ver al menor, quien ahora estaba con el ceño fruncido y empuñaba las manos por debajo de su enorme sudadera y la chaqueta.

El cielo estaba nublado y los faros de la calle alumbraron con más fuerza el lugar.

— ¿A qué te refieres con eso? — Preguntó, mirando la grama. Estaban en un lugar libre con pequeñas luces sembradas en tubos de un metro de altura. Era un lugar bonito con vista a un rio y la ciudad de Seúl al otro lado del lago que había más adelante.

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora