Chapter: 01🍷ⴰ༢

58.9K 4.9K 5.7K
                                    

"Como hielo; frio, pero si lo tienes en la mano por mucho tiempo, quema."

🍷

Jisung veía el reloj de la pared de la habitación de vestuarios; sus agujas se movían demasiado rápido y por eso, cada vez que la aguja mediana cruzaba el número "12", sentía la necesidad de morderse las uñas.

Él se había tomado el tiempo para llegar treinta minutos antes a las 8:00 p.m. para buscar entre las cajas de ropa un vestuario delgado y cómodo, dejarle un pachón de agua sobre la mesita al lado del sillón y darle aliento, sin embargo, Felix todavía no llegaba.

Se levantó y caminó directamente al mueble donde estaba conectado su celular al cargador. No tenía intenciones de apresurar a su amigo con todo esto, pero había escuchado desde hace rato que el hombre estaba por llegar, aunque no sabía si podría ser hoy o en unos días.

Buscó el número de su amigo en el registro y apretó el botón verde del icono de llamada.

Al menos, para responderle las llamadas, era rápido.

- ¿Dónde estás? - le preguntó llevándose una canelita a la boca.

- Jisung, hola. ¿Qué sucede?

- Sucede que son casi las diez de la noche, creo que hay frio afuera y que, aún no estás aquí... no lo digo con la intención de hacerte venir y trabajar, pero sabes lo que podría hacer ese hombre si no llegas...

Negó incluso si Jisung no podía verlo.

- Sí. Ya estoy aquí, solo espera a que llegue.

Colgó la llamada y metió el celular dentro del bolso de su chaqueta. Conocía el miedo del castaño por su tardanza y también sabía que no le llamaba para obligarlo a trabajar; reconocía el odio de Jisung hacia Sunjun, por eso sabía que no lo estaba obligando, sino que de alguna manera lo estaba protegiendo.

Al llegar, Felix le dio un empujón a la puerta trasera del bar, desde afuera pudo oír el sonido de la música y sentir el embriagante olor a alcohol que llenaba el aire de afuera. Desagradable.

Tenía buenos recuerdos del bar del pasado, pero ahora todo lo que había era todo lo contrario. Ya no había hombres con copas sentados en los taburetes llevando una conversación trivial y aquellas pláticas entretenidas sobre finanzas o de sus esposas.

Caminó entre la multitud cubriéndose el rostro con el gorro de su sudadera, tropezando con un hombre de cuerpo robusto y de baja estatura que salía de la vitrina de vinos. Siguió su camino hasta escabullirse entre la multitud al pasillo bloqueado por dos hombres de vestimenta azul y rectos como maniquíes que cuidaban la entrada.

- Estoy aquí - Anunció después de entrar a la habitación de vestuarios, la suya.

Jisung dio un respingo levantándose del sillón con una sonrisa.

- ¡Felix, por fin llegas!, ¡Faltan minutos, las chicas de la otra habitación ya casi terminan!

- Lo sé.

- ¿Sabes? me preocupo por ti, por eso hago esto, no quiero que el maldito de Sunjun vuelva a hacer lo que hizo el otro día. - Lo miró mientras le entregaba la camisa- Ponte los pantalones, Lix, están sobre el sillón. Te esperaré afuera -le avisó.

Felix no tuvo mucho tiempo para agradecerle, curvó los labios y caminó al sillón. Llevaba meses intentando hacer que su cuerpo se acostumbrara a la incomodidad que sentía al presentarse, y lo estaba logrando. Había pasado varios meses, era bastante conocido por la clientela, tenía lugares especiales para sus presentaciones individuales y lo único que no entendía era su vestuario. ¿Era posible presentarse como bailarín con un pantalón ajustado de cuero y una camisa liviana de color blanco para hacerlos enloquecer?

Exotic Dancer © #HyunLix ʿⁿᵛʾ [✓]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora