1. La entrevista

328K 22.1K 36.3K
                                    


MAR.

¿Conoces el sentimiento que se genera cuando alguien suelta una bomba tan grande que nadie en la habitación podrá arreglarla jamás?

Así me sentí al escuchar a la conductora del programa decir que estaba saliendo con una chica que ni siquiera conozco.

Intenté no ruborizarme de la vergüenza y buscar la forma más rápida de llamar a mi manager. Mi carrera a la que aún le faltaba ascenso pareció ir en picada, lo cual fue irónico ya que tuve un buen presentimiento sobre aquella entrevista.

—¿Disculpa? —preguntó ella, esa chica, sus ojos cafés se abrieron en grande—. ¿Esto estaba siendo transmitido en vivo?

Iba a confrontar a la presentadora pese a la reputación de ruda que me doy en las canciones. Sin embargo quedé paralizada al oír su voz; sabía la respuesta: Sí. Aquella mujer acabó de decir en televisión internacional ante mínimo dos millones de personas que somos pareja.

Mi signo tiene fama de desaparecer cuando las cosas se ponen feas, así que fue exactamente lo que hice, esperé que no me prestaran atención para correr mientras llamaba a Luka. Empecé a hiperventilar, nunca viví ningún tipo de polémica y aunque me advirtieron que el mundo de la farándula me llevaría a mentir no creo que se hubieran referido a esto.

—Maldita sea —miré la pantalla rogando que respondiera—. ¿Y si retrocedo a explicarlo?

Mi corazón estaba descontrolado, me asustó ver las notificaciones rodar hasta hacer colapsar mi dispositivo. En especial porque nunca aclaré nada sobre mi vida romántica —aunque con la canción "Girlove" sea obvio—, que de la nada sucediera me puso los pelos de puntas.

Mis fans estaban fuera del estudio, ¿Sería malo para mi imagen tener pareja? ¿Y si eso provoca que ya no se identifiquen conmigo?

En un impulso de valentía entré las redes sociales, lo último que escribí fue subiendo cientos de respuestas por minuto. Planeé insistirle a Luka por mensaje directo cuando mi respiración se detuvo, me temblaron las manos y la sonrisa que me obligo a vestir siempre se borró del pánico.

Mi nombre está en tendencias.

—Buenas tardes.

Mi celular se cayó al piso de la sorpresa, creí que escondiéndome en el camerino estaría segura pero una voz femenina me alertó que no. Di media vuelta topándome con la modelo que se presentó al programa, lo primero que hizo fue cerrar la puerta sin dejar de hacer contacto visual conmigo.

«Todo está perdido, seré asesinada. Este es el día y yo traigo mi peor maquillaje encima».

Lo único que sabía de ella era que se llama Honne, que su piel morena resalta cuando lleva un labial rojo y su maquillaje de ojos de zorro me hace sentir como una presa. No se veía feliz de verme.

—Astrohada ¿Verdad? —enarcó una ceja—. ¿Qué pasó allá afuera? Porque te advierto que si fue una jugada de marketing voy a...

—No tengo ni la mínima idea. —farfullé al agacharme por mi teléfono.

—Estás mintiendo.

—Jamás, lo juro. Ni siquiera me dijeron que íbamos a estar juntas en el mismo horario.

No se creyó ni una sola de las palabras que se escaparon de mi boca, rápidas y sin coherencia con tal de rellenar el silencio, su rostro es tan expresivo que percibí como juzgó lo que dije.

—Vamos a arreglar esto ahora mismo —estiró su brazo en busca de un apretón de manos—. Soy Honne, por cierto.

La gente normal se preguntará ¿Qué tanto puede tardar un ser humano en decir su nombre? Diría que yo unos dos a tres minutos mientras procesé qué estaba pasando. Le di la mano, su saludo es largo, invasivo y se coloca encima de mi mano.

Mar.exe ha dejado de funcionar.

—Mar, es un placer. —le sonreí.

—El placer no es mutuo.

Mi manager me llamó en el peor momento, la vibración hizo que todos los objetos de la mesa se movieran. Comúnmente saltaría a responderlo, no obstante, sentí la necesidad de no hacerlo frente a ella. Quedó una especie de gancho hacia una mejor presentación, pero ¿Qué se puede hacer cuando te juntan con una extraña de la peor manera posible?

—Honne... tú, por si acaso. —me mordí la lengua antes de terminar, maldiciendo internamente.

—¿Qué?

—¿Cuál es tu signo?

—¿Cuál es tu signo?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.



¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Si ellos supieranDonde viven las historias. Descúbrelo ahora