43. La familia Alzaga y su lengua loca

47.4K 4.3K 16.1K
                                    


Honne

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Honne.

Creo que me rechazó.

O no entendió mi propuesta, pero no me dio un sí.

Luka dijo que se quedaría en el país porque no tenía a dónde ir, aunque ambas lo vimos muy metido en su teléfono o mandando audios a una desconocida así que nos alegramos un poco por él. Marina no lo dejó solo hasta asegurarse que estuviera seguro, le di el numero de la psicóloga, de mi familia, el de la empresa de James y de Nerea para que tuviera compañía.

Le pedí a Mar que fuéramos a visitar a mis padres, más que aceptar, me obligó a ir. Haciendo chistes sobre que mi madre le parece una mujer preciosa y que si no era mi novia sería mi madrastra.

Le cobré su humor tonto en el auto, pero ese es otro cuento. Empiezo a creer que tenemos un fetiche con los autos.

Mi familia estuvo encantada con que llegáramos, pedí por mensaje que no sacaran el tema de mis problemas cardiacos en la comida. Les expliqué los resultados de los exámenes, estoy bastante saludable mientras no me muera.

Nos acomodamos en la mesa, mi abuela ya estaba muy callada por lo que sospeché lo peor. Mis padres llegaron unos minutos después con distintos tipos de carnes, le di a Mar una silla un poco más alta a las demás sin que se diera cuenta para que no le dolieran los brazos.

—¿Les gusta? —preguntó mi padre—. Lo hice yo mismo, es que tengo alma de chef. —fanfarroneó.

Mar se elevó para asentir, aunque fue interrumpida.

—Nadie te preguntó, Mauricio. —lo regañó abuela.

—Está rico. —respondió mi novia.

—Mentira, aún no diste ni un bocado —la expuse—. no le mientan a mi papá, ya es suficientemente engreído.

—Lo sería más si hubiera calculado mejor el ascendente. —se burla la madre de Honne.

—No es mi culpa, es tu culpa —él puso sus manos en sus caderas—. los ascendente géminis siempre hablan de más ¿Sabes cuál hubiera sido compatible con nosotros? Tauro.

—¡Pasó hace 22 años!

—No te asustes —mi abuela puso su mano en la palma de Mar— ellos siempre son así, come tranquila.

—¿Siempre? —ella cortó su asado—. ah, qué susto. Su familia es muy bonita señora.

—Uy, te dijo linda —me molestó abuela—. sí, después se arreglan, pelean en broma como coquetean en broma desde que son chicos. Los descuidas y te hacen una Honne.

—¡Abuela!

—Bueno, solo pasó una vez.

—La quiero abuelita Alzaga —el tono de voz de Mar se enterneció—. gracias por dejarme entrar a su casa.

Si ellos supieranDonde viven las historias. Descúbrelo ahora