21. Luna

146K 9.6K 48.4K
                                    

La familia de Honne es lo mejor que me pasó en la vida.

—Entonces yo obligué a mi esposa a que entremos al hospital a esa hora así tenía ascendente Tauro y era linda, pero hubo un problema entonces salió géminis. —admitió su papá.

—¡Mauricio! —la abuela golpeó la mesa—. no digas verdades en la mesa.

—Mis más sinceras disculpas —se levantó la mama de Honne—. llegó así, nunca lo pudimos curar.

—Da igual —dije con una sonrisa en el rostro—, veo que tienen varios parecidos.

Todo era tan feliz que me dio envidia, en mi familia siquiera podría insinuar algo.

***

El viaje nunca fue de descanso, así que el próximo día volví al juego.

—¡Astrohada, subes en cinco! —gritó uno de los encargados.

Me apresuré en salir, no obstante, me tomó de la muñeca para devolverme, se agachó un poco a darme un beso en la frente.

—Mucha suerte, ya verás como les encanta el álbum.

—No la necesito, tengo estilo, una novia bonita y un gato gordo.

—¡Copito no está gorda! —me empujó fuera—. Ve a gritar tus himnos lésbicos a otro lado.

Embrujada por sus encantos, caminé hasta el escenario ansiosa. Los últimos días fue todo dar pequeñas pistas sobre el tono romántico meloso del nuevo lanzamiento, pero ese viernes era por fin el estreno. Gran parte de mi carrera dependía que guste en ese mismo instante.

Los reflectores calentaron mi piel, me cegaron un poco, la noche para mi sorpresa era bastante fría, aunque estuviéramos casi en verano. Sujeté el micrófono en mis manos viendo sin aliento a la multitud, era uno de los públicos más grandes a los que me enfrenté, eufóricos y enérgicos, me hicieron sentir escalofríos apenas poner un pie allí.

La mejor cosa de mi fandom es que están igual o peor que yo, así que entre una pancarta de "HonnMar mis mamis" e incontables chicas disfrazadas de nuestro ship, me tranquilizaron. Me preocupaba que no les guste esa reinvención, quería seguir con lo mismo pero la industria pide novedad sin prometerte que les gustará.

—¿Sabían que Anam Cara significa alma gemela?

Los gritos me hicieron retroceder, parecía que morirían si no. Era increíble.

—Del Gaélico, Anam Cara significa alguien a quien le puedes abrir tu corazón, en especial los rincones más oscuros, en quien confías plenamente —miré hacia el sector donde se encontraba Honne—. por eso este álbum es muy especial para mí.

Alguien de la multitud me arrojó un dulce de leche en la cara.

—¡Muchas gracias!

Auxilio seguridad, son terroristas dulces.

—Así que ustedes tendrán en privilegio de escuchar la primera canción en vivo, a continuación "Magic Touch" —la sorpresa en sus rostros era notoria.

Esa en específico, hablaba de hipnotizar personas con solo la forma de mi cuerpo, de que no tuviera que pedirlo con amabilidad siquiera.

Honne supervisando mis letras creó un monstruo, creo que lo que más que emocionaba era la reacción de los demás, pero cuando gemí al ritmo y la primera fila se desmayó, lo pensé dos veces.

Luka ya no estaba bailando en mis conciertos, de hecho, ya casi no estaba, se empezó a vestir elegante, visitar sitios nuevos, cambiar de hábitos. Me preguntaba si le llegó la crisis de los treinta a la mitad de sus veinte.

Kalum coordinó a los guardias, iba a cantar durante horas y todo lo que me interesaba era hacer el último acto donde mi novia se mete al escenario. Aunque en el trabajo siguiera siendo la misma misteriosa profesional de siempre, fingía mucho mejor que cualquiera.

Llevaba el coro final, fui hacia el fondo buscando verla sin embargo ni rastro, quedaba poco tiempo como para que apareciera así que tuve que cambiar de planes. Con la mano libre hice una V con mis dedos y pasé mi lengua en medio, tuvo un buen efecto.

Cerré la puerta del camerino, casi cayendo al piso del cansancio, tenía mucha sed, me ardían los pies por el dolor de llevar tacones tan altos. Busqué a Honne con la mirada, encontré un vagabundo.

Era imposible ignorarlo, el rojo neón de su cabello se ve a kilómetros, se estaba cambiando con los audífonos puestos, bajé la mirada hasta ver moretones y rasguños en su espalda, llevé mi atención a otro lado. Él se percató de mi presencia por el espejo.

—¿Qué haces acá?

—Me confundí de camerino —carraspeé—, ¿Qué te pas... Cómo andas? Por si se te olvidó que tienes una mejor amiga.

—Los trámites, contratos y pautas del nuevo lanzamiento me tuvieron ocupado —se anudó la corbata—. discúlpame.

—Olvídalo, entiendo.

—Escuché que te quedas en la casa de Honne —comentó peinándose—. me alegra que se hayan vuelto amigas, hace más fácil la convivencia.

—Ajá —ya iba a abrir la puerta cuando su respuesta me detuvo.

—Deberías considerar pensar nuevas estrategias, las ventas se están congelando un poco, siempre se puede poner un poco de pimienta a la salsa.

No podía decir lo ofensivo que era que diga que cree caos en mi relación por dinero, porque para él no existía ninguna relación, para él y todos los que bajo firma trabajan con nosotras.

—Lo tendré en cuenta.

—Ten cuidado con lo que hagas —terminó por advertir—, buenas noches. Nos vemos en la reunión de unos días.

Era triste que de los escasos momentos que compartiéramos fuera el trabajo, supongo que a eso se refieren cuando dicen que no mezcles lazos cercanos con lo laboral.

En el cuarto indicado pegué mi oreja a la puerta para darle una sorpresa, la escuché hablando y aunque ella fuera en exceso. Al entrar apagó el teléfono, alcancé a ver de reojo una llamada, lo dejó boca abajo sobre la mesa. Le resté importancia.

Recosté mi cabeza sobre su hombro, atrás quedó el tocador con su teléfono, la pantalla quedó tan cerca de mí que cuando se prendió alcancé a ver la notificación de Luna con un mensaje claro "¿Por qué cortaste?" acompañado de otro con uno de los emojis de bola de cristal que suelo usar.

—¿Qué estabas haciendo?

—Nada, esperándote ¿Por qué?

Eso no era una novela en donde pasan cien capítulos antes de que dijera lo que pienso.

—Porque te llegó un mensaje de Luna.

—Es una tontería, no te preocupes.

—Cuéntame.

—Luego, vayamos a casa a descansar. Si pierdes tu voz no me vas a poder mantener.

Da igual, puedo escribir una canción sobre los celos.

—Está bien —forcé una sonrisa—, vamos, mañana tengo un día libre luego de mucho, lo quiero aprovechar contigo.

Si ellos supieranDonde viven las historias. Descúbrelo ahora