40. Signos de tierra

49.7K 4.4K 12.9K
                                    


Honne

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Honne.

A veces, las amistades se rompen. Y a veces eso está bien.

Pero todas las veces duele como si te hubieran arrancado parte del alma.

—¿Tiene que ser a las cuatro de la mañana? —se quejó, bajé el volumen de la llamada.

—No voy a decirles que voy a hablar contigo. De hecho, ya no quiero hablar contigo.

Cerré con llame mi habitación con Mar para que nadie entrara, me acurruqué en la esquina de la cama a responderle en voz baja. No me sorprendió que estuviéramos en el mismo país considerando que ella sigue siendo la mente de las giras, quien organizó fecha por fecha y tiene muy buena memoria.

—¿Vas a hacerme lo que siempre te hacen de no dejarte explicar las cosas y que solo se sigan arruinando? —me preguntó, sonó como un regaño.

¿Vas a usar mis propias malas experiencias para darte una oportunidad de manipularme?

—Solo respóndeme una simple, pregunta ¿Lo hiciste?

—Sí —siendo sincera, la dejé de escuchar ahí aunque se explicara—. pero no es por lo que...

—Me da igual por lo que fuera. Siendo sincera no veo por qué vernos en personas a escucharte decir las palabras que probablemente sé de memoria, lo que fuera por lo que lo hiciste afectaste a mi mujer, a la persona que más quiero en la vida y no te lo voy a perdonar así haya sido un accidente.

—¿Tú como estas?

Es algo tarde para preocuparse.

—Salí del hospital hace unos días, qué considerada. Gracias por preguntar.

—Honne, estas hablando desde la rabia. Tranquilízate.

—No me tranquilizo —apreté el puño—. sabias perfecto que estabas haciendo, es peor pensar eso, ¿Tienes idea del peso que dejaste el Luka? ¿Las oportunidades que perdió Astrohada por este escándalo aunque lo arreglemos?

—Entonces preferías seguir mintiendo.

—Ah, hablemos de mentiras —me acomodé entre las almohadas—. ¿Por dónde quieres comenzar, mejor amiga?

—Porque no lo hice por dinero.

—Pero te pagaron.

—Honne...

—Y si no te pagaron, tu estupidez rebasa el límite porque hacer algo así por nada a cambio es deplorable así que quiero creer que nuestras vidas tienen un límite de dinero, una suma con la que tú dices "quiero que mi amiga arruine su reputación por las decisiones que la obligué a tomar" porque fuiste quien me convenció de firmar el contrato en primer lugar.

—Si es algo que hice, tengo el derecho de revertirlo. No revelé nada que no pudiera revertir, si el representante de Astrohada no pudo manejarlo entonces no está lo suficiente capacitado.

Si ellos supieranDonde viven las historias. Descúbrelo ahora