Capítulo 5.

35.1K 1.5K 73
                                    

Capítulo 5| Tócame, soy toda tuya.

Antonella Cavalcante:

Desde que tenemos dieciséis años, Eleanor y yo hemos venido a esta cafetería cerca del instituto al que solíamos ir, también estaba cerca del centro comercial y de muchas cosas que en su momento nos gustaban

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Desde que tenemos dieciséis años, Eleanor y yo hemos venido a esta cafetería cerca del instituto al que solíamos ir, también estaba cerca del centro comercial y de muchas cosas que en su momento nos gustaban.

Hoy, como casi todos los domingos siempre que nos veíamos, nos encontrábamos aquí desayunando.

Me había levantado a las nueve de la mañana y estuve lista a las 10 y media para que ella pasara por mi a hora puntual.

—¿Como tu padre ha podido hacerle eso a Nate?— dice con el ceño fruncido y su taza de capuchino en mano— No lo entiendo, sabe que a su hijo no le gusta esta vida.

Siento un nudo en el pecho.

—Parece que todos lo saben menos él o intenta ignorar los verdaderos deseos de su hijo.

—Tienes que hablar con él, Nelly.

Negué.

—Nate me dijo que me mantuviese alejada del tema y la situación.

—¿Y que hará, renunciar a lo que quiere por cumplir lo que su padre le impone?

Me alzo de hombros.

—Tenemos que aceptarlo, Eleanor, papá se ha salido con la suya.

Ella bufó.

—He ido a ver a Lionel ayer— suelto para cambiar de tema pero inmediatamente lo hago veo que me he metido a la boca del lobo.

—¿Por eso no te he visto al finalizar la fiesta?

—Le he dicho a papá que me dolía la cabeza y con todo el drama no dudó en dejarme ir.

Tuerce los labios.

—¿Y por que esa cara de momia y ese tono de pesadez? ¿que ha pasado?

—Lo he encontrado con otra mujer— confesé.

Sentí otra vez ese nudo en el pecho.

—No tengo que animarte a que sigas.

—Era Irene Dubois.

Eleanor ladeó la cabeza.

—Se rumorea que se van a casar, Antonella— me dice en tono de advertencia— No quiero que salgas lastimada.

Me relamí los labios.

—No va a casarse— dije firme.

No puede hacerme eso.

—¿Quien te lo dijo? ¿él?— repuso.

—Sí.

—¿Y tú piensas creerle? ¿eres así de estúpida?

El Mejor Amigo De Mi Padre. ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora