Capítulo 8.

29.6K 1.3K 196
                                    

Capítulo 8| Soy tu mujer...

Antonella Cavalcante:

Italia parte 2.

—¿Crees que lo que sea que vayas a decirme va a hacerme volver corriendo a tus pies?

—Que pienses que quiero eso me hace ver que no me conoces para nada, Antonella.

Empujo a Lionel lejos de mi cuando Eleanor hace acto de presencia y le agradezco que lo haga justo en ese momento. Entró apresuradamente, y se fija en nosotros con molestia.

—Nate viene justo detrás de mi— nos avisa a ambos con sequedad y se va hacia el mueble.

—¡Tu mejor amiga es una arpía!— ahí estaba él, quejándose de Eleanor como siempre.

—¡Te dije que dejarás de llamarme así!— chilló ella con braveza.

—¿Que ha pasado?— intercepto a Nate cuando se dirige hacia ella— aléjate.

Mi hermano visualiza a Lionel y veo las interrogantes en su cara.

—¿Leo? ¿que haces aquí?— le preguntó directamente.

Se aclara la garganta antes de contestarle:— Tu padre me ha pedido que les avisara a Eleanor y a tu hermana la hora de la cena.

—Y ya lo ha hecho, así que gracias— continuo yo un poco tensa, dándole una mirada para que se marche.

—Hasta luego.

—Antonella— llama Nate con tono de advertencia cuando Lionel al fin desaparece— ¿Que hacia aquí realmente?

Suspiro.

—Ya te lo dijo, Nathaniel— respondo de mala gana, no queriendo ser interrogada. Se que mi hermano no se lo tragó del todo y que tenía sus dudas, pero no iba a pensar que su hermana se esté acostando con uno de los amigos de su padre— ¿Por que discutían tú y Elle?

Decido irme por la parte segura para aligerar el ambiente, pero al parecer eso lo empeora aún más. Por que fuera de las bromas y las risas que alguna vez compartieron, ambos están tensos. Mucho más de la cuenta.

La veo a ella ponerse de pie e ir al otro extremo de la habitación, ignorando por completo que esa pregunta ha salido de mis labios y alzo una ceja hacia mi hermano. Si ella no me va a responder, al menos que él lo haga.

—Cosas del pasado— responde con simpleza, a lo que ella ríe con sequedad, sirviéndose un trago de ron.

No estoy de acuerdo con que beba y ahogue lo que sea que le pasa en alcohol, pero no digo nada. No ahora, más tarde lo haría.

Me siento en la orilla de la cama y me preparo para lo que se avecina, ya que con estos dos nunca se sabe. Un minuto pueden estar bien y riéndose y al otro tensos y lejos uno del otro.

—No son cosas del pasado si las sigues sacando a relucir cada vez que puedes— repuso.

—¿Yo soy quien las saca a relucir?— avanza hacia ella con la vena marcándosele en la frente— No soy yo quién hace una escena de celos si me ve con otra mujer.

Eleanor se empina el vaso y se aparta el cabello de la cara.

— Dime Eleanor, ¿soy yo quien no te puede ver con otra mujer por que destruye todo? ¿Quien hace escándalos en discotecas, quien llama para saber si estas con otro hombre?

Mi amiga se aleja de él nuevamente cuando la coge de los hombros. No le responde y yo solo puedo quedarme allí calladita sin entrometerme.

—¡Respóndeme!— exige Nate.

El Mejor Amigo De Mi Padre. ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora