Capítulo 14.

24.2K 1.2K 44
                                    

Capítulo 13| Días felices en el caribe.

Antonella Cavalcante:

San Juan, Puerto Rico.

—¡Antonella, una foto!

Me giré con una sonrisa y esperé al «flash». Will se encontraba frente a mi con una cámara digital en la cual lleva tomando fotos desde que llegamos. Ya estaba apunto de oscurecer, el atardecer poniéndose frente a nosotros. Esperábamos todos los días en la playa y luego iríamos a casa para preparar algo delicioso que comer.

—¡Vale venga, una foto grupal!— nos hizo unirnos a los 5; Eleanor, Nate, Sebastian, él y yo.

—¿Quien cocinará hoy?— pregunto yo, ya cuando empezamos a caminar en dirección a la casa.

—Sebastian— contestó Eleanor y el moreno bufó.

—No puedo— abre la puerta para nosotros y luego la cierra tras entrar— Me veré con alguien.

Will y Nate silban.

—¿Con alguien te refieres a Maxandra?— le pregunta Eleanor con diversión. Max es la chica con la cual Sebastian se ha estado viendo tres días después que llegamos— ¡Invítala a venir, idiota!

—No— se alejó de nosotros pero no nos dimos por vencidos.

—¿Por que no?— me coloco frente a él y con confusión le pregunto.

—Por que se como son ustedes y no puedo dejar que me avergüencen— se puso las manos en las caderas, pareciendo una jarra.

—Nadie va a avergonzarte— lo tranquilizó Nate— ¿Verdad chicos?

Ninguno respondió, por que estábamos demasiados ocupados viéndolo indignados.

—¡Ves!— chilló el moreno.

—¡Es que no prometo nada!

—¡Yo tampoco!

—Es que si ellas empiezan para mi es difícil no continuar...

—Además...— puso los ojos en blanco, al parecer no queriendo decir lo que diría a continuación— vamos a ir a una fiesta.

—¿Fiesta?— nos encantaba aquella palabra y no miento al decir que se nos iluminó la mirada— ¿Como es que has omitido aquel pequeño detalle?— lo ataca Will.

—Lo hice a propósito.

—Claramente— asiente Nate— Pero tu para recompensar que nos has mentido nos llevarás contigo.

Sebastian niega.

—¿Por que no?— me irrito.

—¡Por que también se como se comportan en las fiestas!

—¡Como todo el mundo lo hace!— nos defiende Eleanor— solo que a ti te avergonzamos más por que ya nos conoces, a los demás ni les importa...

Luego de un rato, media hora exactamente, convenciendo a Seb, este termina por rendirse y nos dice la hora: 9:30.

Eso nos da tiempo para cenar, conversar un poco en el salón mientras vemos la televisión y cuando ya son las 8 de la noche todos se marchan a prepararse, los hombres en una habitación y las mujeres en otra. Eleanor lanza vestidos de aquí para allá, y yo busco peinados en Pinterest, queriendo verme bien ya que es a la primera fiesta que vamos desde que llegamos.

El Mejor Amigo De Mi Padre. ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora