Capítulo 27.

19.1K 885 127
                                    

Capítulo 27| Nochebuena.

Lionel Herrán:

La mirada que me dedicó, la horrible mirada que me dedicó aún me tenía con calambres en las manos y un profundo hoyo en el estómago. La noticia de que mi esposa estaba embarazada no la pude tomar de la forma en que quisiese por que estaba Antonella presente y toda mi atención se la dediqué a ella.

Toda y por completa.

Irene se vestía apresuradamente para marcharnos de una vez por todas a la cena de nochebuena en la mansión Cavalcante, aún no quería verla y no solo por lo que pasó la última vez que la vi, si no por todo en general.

La mudanza con Will, el tatuaje, su supuesta promesa, su pregunta que me hizo cuestionármelo todo. Eran cosas que me seguían maquinando en la cabeza y no pararía durante mucho tiempo.

Termino de acomodarme la camisa blanca que he decidido ponerme hoy, junto al pantalón de vestir negro y unos simples zapatos de charol. Me paso una mano por el cabello y tras soltar un largo suspiro, ver la hora en mi reloj de muñeca, salgo de mi habitación hacía la de mi esposa.

Toco la puerta con mis nudillos unas cuantas veces hasta que su rostro está frente al mío. La miro de pies a cabeza por que la verdad es que Irene Dubois es una mujer maravillosamente guapa. Ella me sonríe y le tiendo la mano para tomar la suya y así marcharnos hacia el auto.

El chofer arranca y en menos de veinte minutos estamos en la propiedad Cavalcante. Tommy nos recibe junto a los padres de Sebastian Bennet. Saludo a cada uno de los presentes, beso la cabeza de Eleanor y abrazo a su padre, quien estaba en la cuidad por algunos días.

Nos acomodamos en el salón cerca de la fogata, charlamos y bebemos champaña.

—Leo— susurra Tommy a mi lado.

Tiene una actitud un poco divertida y juguetona, así que puedo notar que esta borracho. Y no solo por la copa que tiene en la mano, si no por las copas de vino o ron que seguro está bebiendo desde esta mañana.

—Tommy— susurro de vuelta sin saber por que está sonriendo de esa manera.

¿Que va a decirme? ¿que trato va a darme? ¿que me propondrá? cuando él se encuentra en este estado me ofrece hasta la más mínima cosa que tenga en sus bolsillos, yo negándome a recibirle nada.

—Irene me ha comentado que está embara...

Lo interrumpo rápidamente.

—No lo digas tan alto.

—Ni siquiera estoy hablando alto, estoy susurrando.

—No quiero que lo digas ni susurrándolo— gruño de mala gana.

—¿Por que? ¡sí es una gran noticia!

—¡Que te calles Thomas Arthur!— le empino su copa para que tenga algo para callarse cuando las miradas de todos se posan en nosotros— no quiero que nadie se entere, aún no.

Asiente y se tranquiliza cuando le golpeo en la nuca.

—Estás imperativo— lo miro de pies a cabeza.

—He bebido mucho.

—Ya veo.

Se me queda mirando fijamente.

—Tommy, solo felicítame y hablaremos de ello en otro momento cuando estemos a solas.

—Comprendo. Felicidades— intenta tragarse su emoción y actuar normal pero no puede, lo conozco y la alegría se lo está comiendo por dentro.

El Mejor Amigo De Mi Padre. ©Donde viven las historias. Descúbrelo ahora