•3•

1K 52 39
                                    

[Narra Corey]

Abrí mis ojos lentamente con un poco de dolor de cabeza, no es que tenga una hora común para levantarme y supongo que hoy mejor me quedaré en casa, no tengo ganas de ir a ver a los chicos y mucho menos tener problemas con la madre de Sid, por eso me fui ayer sin siquiera decirles adiós o insultarlos.

Me volteé para tomar mi celular, lo encendí y vi que tenía varias llamadas perdidas tanto de Sid como de Chris. Volví a llamarlos, me los imagino diciéndome que su madre los atrapó y los castró...

- ¿Bueno? ¿Corey? -

- Nah, soy la vecina...obvio que soy yo ¿Qué paso? -

- La madre de Sid me encontró en su cuarto y casi llama a la policía ¡Dios hermano! ¿Por qué te fuiste? -

- Justamente por eso, no quería problemas.-

- Joder que inteligente.- dijo ¿Eso fue sarcasmo? No lo sé pero seguimos hablando sobre cosas al azar hasta que colgué el teléfono, escuché a mi mamá afuera de mi cuarto tratando de entrar.

Me levanté para abrir la puerta, la encontré algo...¿Ebria? Wow, eso no es cosa de todos los días.

Creí que vendría a reclamarme sobre algo estúpido, pero en vez de eso se abalanzó torpemente hacia mí hasta abrazarme.

Yo...bueno, en realidad ella y yo no somos muy apegados y mucho menos estamos para este tipo de "cariños".

Este abrazo es raro...es cálido. No he recibido muchos abrazos, como dije pero este es muy... maternal. Yo que carajos voy a saber sobre eso, hace años que no recibía un abrazo de ella y así muy presente en mi vida no es ¡Ni por que vivamos en la misma casa! Y sí, sueno muy grosero al hablar así de ella pero nunca me presto ni la más mínima de su atención en mí...ella es la verdadera grosera.

Últimamente ha estado lidiando con su problema de alcoholismo, toma medicamentos pero veo que los ha olvidado.

Tampoco quiero que piensen taaan mal de ella, trabaja para mantener un techo para ambos...aunque ahora veo que ha olvidado eso también. De cualquier manera  sólo correspondí al abrazo y en ese instante sentí mi hombro húmedo, donde ella tenía su cara...

- Tú...eres un buen hijo Todd.- dijo de repente apretándome más hacía su cuerpo. No sé si esto es tierno o incómodo. No dije nada, es más, creo que no era correcto decir algo ya que de mi boca sólo salen insultos y maldiciones.

- T-Te llevaré a tu habitación.- la separé un poco para que pudiéramos caminar bien.

- Lo digo en serio , sé que no lo demuestro mucho pero eres el mejor hijo que pude tener. Guapo, talentoso...- no terminó de decir porque le salió una arqueada, la aleje un poco y abrí la puerta.

- Uhg...Soy tu único hijo.- la metí para recostarla, necesito saber dónde va a tomar para que la dejen así de loca.

- ¡Ya ves! Muy bien pude haber tenido una niña...i ~imbécil Yo que me quiero sincerar contigo y tú no cooperas.- dijo y torpemente quitó sus zapatos para recostarse, salí de ahí por qué mi tiempo es oro y más ahora que estoy en búsqueda de ese chico...¿Cierto?

Después le ayudaría a arreglar sus problemas. Cómo siempre...

[...]

Prendí mi laptop para ver si alguien se había acordado de mí y...nada. Sólo abrí Minecraft y así estuve por unos 10 minutos pensando en muchas cosas como mi tatuaje, lo que había pasado hoy y como siempre, el chico gótico que posiblemente no vuelva a ver pero tiene locas a mis hormonas.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora