•18•

901 51 68
                                    

[Narración normal]
Día 7
Había sido una noche alocada, tanto para Corey como para el pobre Joey. Técnicamente Sid al llegar a la tienda se lanzó a Joey para abrazarlo y pedirle perdón, aunque todos sabemos que no fue su culpa.

Jordison correspondió al abrazo, le dijo que entendía todo y cuando menos se lo espero, un beso en su mejilla había sido plasmado. Todos en la habitación quedaron boquiabiertos, más por el hecho de que Joey sólo sonrió y pegó más su cuerpo con el de Wilson, ahora eran best friends.

Una hora después llegaron a la casa de Corey, la luz de la cocina estaba encendida así que la señora Taylor ya estaba en casa. A pesar de que Joey ya la conocía siempre tenía nervios cuando la volvía a ver, cómo si fuese la primera vez.

- Hola mami, ya llegamos.- Corey entro a la cocina cómo si no importara nada, Sid y Joey se miraron pero no dijeron nada.

Para Joey, Corey sonaba lindo hablando con diminutivos mientras que Sid evitaba estallar en carcajadas. Igual entraron a la cocina, viendo primero la tierna escena de Corey y su mamá hablando de cómo estuvo su día.

- Buenas noches señora Taylor ¿me extrañó? - se sentó frente a la mesa con toda la confianza del mundo.- Mejor no se moleste en contestar, ¿está haciendo galletas? - volvió a preguntar y cómo respuesta recibió una sonrisa sin mostrar los dientes.

Era un ambiente muy cálido, nada más que Joey no sabía cómo entrar en conversación con ellos, simplemente observaba y trataba de pedir ayuda a Corey con la mirada para que salieran de ahí. Seguía sin poder creer que ya lleva tres meses con Taylor y aún no podía entablar una plática amistosa con su suegra.

- Casi lo olvidó, Sid y Joey se quedarán a dormir hoy, ¿recuerdas que a Sid lo corrieron de su casa? Bueno, justo por eso se quedará aquí.- dijo Corey tomando una de las galletas recién salidas del horno, claro que él no se imagino que estaban demasiado calientes como para comerlas, por lo que se quemó toda su mano y soltó un gritito.

- Ay pendejo ¿qué no ves que están calientes? - gritó Sid riendo, al igual que Joey y la señora Taylor.

- Está bien hijo, sólo que no quiero que anden haciendo sus cochinadas o que hagan ruido ya a altas horas de la noche...o los corro a los tres.- los señaló a todos, pero más a Corey.

- Pufff ¿cuándo te hemos hecho algo así? -

- Demasiadas y podría recordarte algunas pero te dejaría mal con Joey.- todos voltearon a ver al pelinegro, que por estar más concentrado en su celular, no sabía bien qué pasaba.

Sid tomó algunas galletas (ya frías) para irse al cuarto de Corey, junto con él, subió la parejita ignorando todo a su alrededor. En algunas ocasiones, Corey le tocaba el trasero intencionalmente a Joey, quien sólo se espantaba y susurraba "aquí no".

[Narra Corey]
Nada más interesante que una pijamada con Joey y Sid, más por que Wilson a cada rato nos miraba con cara de pervertido y nos grababa con su celular. Mientras que mi chico se acostaba en mi cama, se le veía realmente cansado... o sólo estaba aburrido, incluso podría estar enojado de que Sid no nos deje tener más intimidad.

- ¿Podemos ver una película? ¡Anda! ¿Sí?- Sid andaba muy inquieto, se subía a la cama y luego se bajaba.

- Pues... no sé, veamos una de terror, pero de una vez te digo que no dormirás arriba.- le dije, me acosté junto a Joey y vi como Sid también se acostaba junto a él.

Que confianzudo.

Joey sólo reía, no sé si por incomodidad o por gracia. Después de un rato Sid salió del cuarto para ir por unas galletas, por lo que Joey y yo quedamos solos. Tan pícaro que es este hombre, ni siquiera habían pasado segundos desde que salió Sid, y ya tenía sus manos en mi rostro y besando mis mejillas.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora