•27•

791 45 163
                                    

[Narra Sid]

Llevo dos horas esperando a que Corey y Joey terminen de gemir como animales, la fiesta ya había terminado. Todo era un desastre, los muebles estaban tirados, había comida embarrada en el piso y algunas fotos familiares de Corey estaban rayadas con plumón.

Lamentable sólo quedaba yo, yo y los adictos al sexo al otro lado de la puerta. Ni un porro me traje para alivianar.

Leors ya se había ido...me iba a ir con él pero...bueno, lo noté enojado conmigo.

De manera inconsciente salieron lágrimas de mi ojos las cuales fueron limpiadas de enseguida. Que se joda, si no quiere seguir con esta relación pues yo tampoco, en fin las depresiones y pajas solitarias no son tan malas.

- ¡Anda Joey, gime como un puto tren que así me gusta! - escuché.

PERO QUÉ PUERCOS DIOS MÍO, ahora nunca veré a Joey igual...y tan calladito que se veía eh. Las pastillas las tiene que partir a la mitad para tragárselas pero la polla de Corey hasta la garganta.

Tapé mis oídos para evitar más traumas de los que ya tenía, busqué un maldito reloj en alguna de las paredes cerca, encontré uno que marcaba la "1:00 am".

Yo ya debería estar tomando mi siesta reparadora, porque mañana tengo que ir a trabajar. Se escuchó un golpe contra la puerta ¡¿Pues qué putas están haciendo ahí dentro?! Pobre Joey, no caminará mañana  ni el resto de su vida...y no sólo escuché eso. A pesar de estar tapando mis oídos lo más que pude aún eran audibles y claros los gemidos de Joey y Corey.

O ya ni sé de quién eran pero esos ya eran gritos, ¿quién me pagara la terapia?

[...]

Desperté, con dolor de cabeza y estómago. Tenía ganas de vomitar, llorar, gritar y salir corriendo. Vi a Corey y a Joey acostados en el piso...¿qué hago en el mismo cuarto que ellos? OH NO, NO QUERÍA TENER UN PUTO TRÍO, y menos con Don gemidos de tren y el otro pendejo.

Me alarme demasiado...tanto que me caí de la cama, haciendo que la parejita se despertara de golpe, caí bien de hocico así que aceptaría su ayuda si me la ofrecían.

- Deja dormir Sidney.- dijo Corey molesto. Tenía su cabello hecho un asco y...carajo estaba desnudo.

Que bendición, digo, ewww. Justo a lado de Corey estaba Joey acostado sobre el frío piso, pero él al menos traía algo puesto arriba y espero que abajo también. Algo que noté en ambos es que tenían todos los labios hinchados y con manchas de dudosa procedencia, mire bien a Corey y tenía todo su cuello morido. Me salió caníbal el Jordison.

- ¿P-Pero qué pasó? ¿Qué hacia ahí acostado? ¡¿Me violaron?! - dije tocando todo mi cuerpecito, no me faltaba nada, traía mi calzón y pantalón puesto.

- ¡No ewww! - contestó Corey.- Cuando terminamos nuestra sesión de apareamiento, dejé a Joey aquí acostado y salí por un vaso de agua y te encontré ahí afuera del cuarto durmiendo en el piso.-

Ah bueno ahora todo tenía sentido, se quedó callado unos segundos y continuó.

- Y pues me sentí culpable de dejarte ahí y te recosté junto a Joey.-

- ¿Entonces por qué ustedes amanecieron en el piso? -

- ¿Enserio quieres saber? - levantó una ceja.

 
- No, que asco ustedes dos. Esto es lo qué pasa cuando los indígenas descubren el sexo.- me levanté para estirarme.

Me dolía toda la espalda y el cuello, seguramente dormí chueco o algo así y peor aún, dormí en la misma cama donde le partieron el culo a Joey.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora