•44•

453 33 70
                                    

[Narra Corey]

Acomodé mi cabello antes de contestar, mis ojos se veían bastante hinchados y el cuarto se veía como un fondo espantoso. Fui corriendo a la sala.

- ¡Hola amor! - escuché su voz entusiasmada. Tenía su cámara encendida pero sólo mostraba mitad de su cara hermosa.

¡Si tan sólo pudiera abrazarlo a través de la pantalla!

- Hola lindo.- respondí con una sonrisa. A diferencia de él, mi cara demacrada sí salía en toda la cámara.

- ¿Ya más tranquilo? - acercó el celular a su rostro.- Te recuerdo que te amo mucho...a ti y a tus ojitos azules.- sonrió.

No pude evitar sonreír también. En cualquier momento se me saldrían las lágrimas.

- Perdón de nuevo Jo...por lo de esta mañana.-

- No te disculpes, por favor.- me interrumpió.- No fue culpa de ninguno de los dos...y tampoco de Marty. Son cosas que pasan en las parejas ¿no? -

- No. Por qué nosotros no somos todas las parejas. Lo nuestro es especial.- dije mirando para otro lado. Me da vergüenza que me vea sonrojado.

- Awww...tienes razón Cor.- dijo suave. Noté que se había movido de lugar. Estaba acostado en esa cama donde una vez le hice gritar mi nombre.

Sentí mi estómago revolverse al recordar ese día.

- ¿Y cuando regresas? - pregunté mirando a la cámara. Hizo como si lo pensase.

- Pues el catorce. Haber hoy estamos a...- se quedó callado, rasco su cabeza y al darse cuenta.- ¡No jodas es mañana! -

Me di un facepalm, sino fuera porque tiene la cabeza pegada, se le olvidaría donde la dejó.

- ¡Juro que no lo olvide! Es más, ahora mismo le aviso a mi mamá que voy de regreso a Iowa.- dijo alarmado.

- Ahora por eso recibirás un castigo...- miré como lentamente sus mejillas se tornaban de un color carmesí. Desvío la mirada.

- Hablando de castigos, tú también mereces uno.-

- Ahh ¿y yo por qué? - entre cerré los ojos.

- ¡Por ser tan guapo! Deberías estar arrestado por exceso de sensualidad cabrón.- comenzó a reírse. No sé si por los nervios o para que alguien no lo escuchara.

Joey no es mucho de decir ese tipo de cosas porque es muy penudo.

- Bueno, ¿cuando vienes a castigarme? Ya te estás tardando lindo.- mordí un poco mi labio. Con el propósito de hacerlo sonrojar más.

Pero eso no pasó ¡Ocurrió una tragedia! El celular le cayó en la cara por la posición en la que estaba. Sólo escuché como la pantalla lo golpeó y luego maldiciones que salían de la boca del pelinegro.

- ¡Ay celular de mierda! - dijo sobando su frente. Yo seguía riendo por las caras que hacía.

Hace unos segundos estábamos hablando de lo más normal de cómo me iba a castigar...y ahora, por andar de calientes su celular cobró venganza. Pobre de mi Joey.

- ¡Y tú deja de reírte! - dijo "enojado".

Ocasionó que me riera más fuerte, su expresión no cambió en ningún momento...bueno, empezó a reír conmigo.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora