•17•

798 48 61
                                    

[Narra Joey]

Vi mi inerte corazón sobre tus delicadas manos,
cuando tus húmedos labios bebieron de mí.
Y sentí cual ángel me hubiera tocado,
derramando su tibia sangre color carmín.

Eres la tenue brisa que respira mi agonía,
la carne que devoran mis deseos impuros.
Eres todo el sentido de mi esencia umbría,
amada musa mía no abandones mi mundo.

Porque mi alma necesita de tu luz eterna
y mis arcanos ojos de tu mirada etérea,
para no perderme en la bruma infernal.

Porque mientras más brilla tu luz a mi lado,
más oscura es la sombra que has salvado
del tétrico páramo de la congoja y el pesar.


Leía el poema que le escribí a Corey en una de mis tantas noches de insomnio, tenía como espectadores a Lu y a Wed, pidiéndoles su más sincera opinión sobre mis poesías de primerizo. Sus caras no expresaban emoción alguna, Lu tenía una lagrimita apunto de salir y Wed...bueno, ya lo conocen, se estaba aguantando sus carcajadas de maniático.

Estábamos a días del cumpleaños de mi bebé...sigo sin acostumbrarme a los apodos pero en él se escuchan lindos.

Cómo decía, quedaban pocos días para planearle una fiesta sorpresa, tampoco sabía que regalarle ¡Hay tantas opciones!

Tres hermosos y felices meses con Corey a mi lado, una luz brillante que llegó para iluminar mi miserable vida. Por ende, merece un regalo tan genial como él.

- ¿Y? ¿Qué les parece? - dije sosteniendo todas mis esperanzas en mi mano, tal vez sea bueno en esto...o tal vez no.

- Pues....- primero habló Lu, empezó a aplaudir de la nada y fingió que limpió aquella lágrima que mencione.- Muy bello, hermoso ¡Mencanta! - al terminar su charla motivacional me arrebato la libreta donde había escrito todo.

Ella siempre tan linda, tratando de subirle el ánimo a todos cuando ella está emocionalmente peor. Ha este punto ya los considero mis mejores amigos, a los dos hermanos, ninguno es superior.

Wed seguía fingiendo que quería reírse, capaz que hasta se aguantaba la respiración por qué estaba todo rojo.

De la nada le arrebató la libreta a Lu y comenzó a examinar letra por letra, como el egocéntrico, soberbio y narcicista que es, comenzó a hablar sobre lo "romántico" y meloso que puedo llegar a ser.

- Mmm sí sí, lo que yo entendí fue...sexo, sexo, sexo, sexooo...coito... pornográfico y...y...ya.-

... admitamos que eso fue gracioso, ambos empezamos a reír...pero no era cualquier risa de algún chiste común, NO, era la risa más... más, más alocada y de foca a medio morir que se puedan imaginar. El estómago me dolía de tanto reír, al igual que el aire se me iba.

Con mis ojos llorosos pude ver a Lu rodando los ojos e irse del lugar, fue divertido sí, pero también fue algo ofensivo que piense eso de mi poema que me esmeré en terminar.

Porque, no es sin simple poema para una simple persona. Tuve que leer el diccionario para sacar varios sinónimos y al mismo tiempo ampliar mi vocabulario. Aparte de que el poema para una de las mejores personas que alguna vez haya conocido.

Voy a ser más específico para que puedan entender mi desesperación, en 8 días era el cumpleaños de Taylor, el hecho de que no sepa que regalarle me estresa todas las noches.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora