•43•

385 30 64
                                    

[Narración normal]

Los rayos de sol entraban por las claras cortinas de Joey, obligándolo a despertar. Se levantó aturdido, estiró sus brazos y luego sus piernas. Le dió un calambre terrible, tanto que un chillido salió de su boca.

- Pierna de mierda.- bufó. Talló sus ojos para acostumbrarse a la luz.

Extrañaba sus cortinas negras, su cuarto lleno de posters y a su rubio. Buscó su celular para ver la hora y la sorpresa que se llevo al encenderlo. Llevaba más de 7 horas en llamada con Corey, lo había olvidado.

- Corey, repórtate cariño.- sonrió como bobo al teléfono. Un quejido recibió por respuesta. Ya se sentía más alegre.

- Supongo que yo gané, me desperté primero y te dije los buenos días.- se recostó boca a bajo junto al celular. Era como estar ahí con él...pero a la vez, sabía que no era así.

- Está bien enano, ganaste. Pero déjame dormir un rato más.- una pequeña risa salió del menor.

- Tú sigue durmiendo...iré a cambiarme ¡No cuelgues! - dijo entusiasmado. Escuchó un "no" apenas audible desde la bocina.

Para Jordison no era tan temprano, desde que esta casa de Nana se levanta a las siete en punto para prepararle su desayuno y cuidar de ella. Sólo los días que le tocaban claro, y hoy era uno de esos días. Se acercó hasta el closet, sacó una bermuda negra junto con una playera del mismo color de Iron Maiden, se paró frente al espejo, lentamente se fue vistiendo mientras sus pensamientos lo invadían.

- Que carajo...- dijo al colocarse la playera. La cual era más grande lo que recordaba.

Se miró bien al espejo, había algo que no cuadraba. Pensó qué tal vez por arte de magia él se había encogido pero no era así.

Sino, que por accidente se había llevado la playera de su novio en vez de la suya. Una sonrisa se formó en su rostro, tomó el cuello de la misma y la acercó a su rostro. Olía a él. No podía esperar a estar juntos, en el nuevo departamento y jugar con Murray.

Joey cepilló su larga cabellera color azabache, ató sus converse y volvió a recostarse junto al celular. Ya habían pasado los cinco minutos.

- ¿Sigues ahí? - dijo suave. No esperaba una respuesta en realidad. Conocía a Corey, era de sueño pesado y más si no había dormido bien.

- A sus órdenes lindo.- sonrió al escucharlo.

- Me traje tu playera por accidente, la de Iron Maiden.- dijo mirando el techo.

- ¿Por accidente? Para mi que fue al propósito.- escuchó unas cuantas risas del rubio.- Fue para no extrañarme.-

- Estaría mintiendo si te digo que no.- Joey enredó un mechón de cabello en su dedo índice. Tenía cosas que hacer pero no quería dejar de hablar con Corey.

- ¿Harás algo hoy? - preguntó el pelinegro.

- Mhm, voy a terminar de desempacar nuestras cosas. Si me da tiempo igual limpiaré un poco ¿y tú? - dijo Corey acomodándose entre las cobijas.

- Debo prepararle el desayuno a Nana, su doctor le mandó dietas bastante estrictas.-

- Que martirio. No ha de ser fácil acostumbrarse de un día para otro a dejar de comer ciertas cosas.-

- Lo sé...- interrumpió Jordison.- Corey yo...quería saber ¿si más tarde estarás ocupado? - mordió su labio inferior para no perder el control.

- No lo sé amor, debo de ir a trabajar también.- dijo suave. Joey se quedó atónito. Dejó de un lado el morder sus labios, no podía moverse y se sentía incapaz de cambiar su expresión de asombro.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora