•12•

1K 47 45
                                    

[Narra Joey]

No sé exactamente qué era lo que estaba pasando...después del beso Corey no dejó que me separaá ni un centimetro de él.

Continuamos comiendo, y al contrario de lo que se puede pensar no fue nada incómodo sólo que cuando el se acabó su cajita feliz me obligó a darle de mis nuggets. Me gustaba como él se comportaba de manera tierna conmigo y al mismo tiempo verse como un macho "100% heterosexual" al que todos temen.

Varias señoras se nos acercaban a decirnos que éramos unos hijos del pecado y como nos atrevimos a hacer "semejantes" barbaridades en un lugar público, obviamente no les préstamos atención y aún más hijos del pecado nos besábamos frente a ellas, haciéndolas enojar más.

Estoy más que seguro que Corey es la persona con la que quiero estar toda mi vida.

Después de la comida entramos de nuevo a la plaza en una área de juegos. Toda la tarde restante estuvimos jugando King of Fighters. Corey no podía ganarme, por más partidas que iniciará el resultado era el mismo...Sólo con decir que escogía a los personajes más fuertes del juego y aún así no podía mientras que yo siempre juegue con el mismo personaje, Athena y ganaba.

De ahí, fuimos por helados y papas, comiendo como gordos en las bancas del parque más cercano y viendo la grande Luna llena.

Alumbraba demasiado, más que el alumbrado público de la calle de mi casa.

Y ahora...vamos tomados de la mano de regreso a su casa, prefiero mil veces dormir con él a dormir solo y con frío. Sin quitar el hecho de que me espera una madre muy furiosa en casa, creo que al menos debería mandarle un mensaje para que vea que estoy vivo...

- ¿Todo bien? - la voz de Corey me regresó los pies a la tierra.

- Sí, todo bien...sólo estaba pensando en mandarle un mensaje a mi mamá para que no se quede preocupada aunque dudo mucho que lo esté, es más probable que esté enojada.-

- Deberías mandarle un mensaje, pensará que te secuestre.-

- Que bello mi secuestrador entonces.- me acerque más a su cara para darle un beso tierno en los labios y antes de que lo hiciera más intenso me separé.- L-Le diré que estoy bien pero que no espere que llegue a casa.-

- Dile que hoy montaras el rayo.- empezó a reírse a carcajadas, opacando mis risitas de nerviosismo.

- N-No puedo decirle algo así pero claro, me encantaría hacerlo.- volteé a verlo levantando las cejas como el suele hacerlo, sus mejillas ahora eran rojas y de igual manera alzándome las cejas.-...sólo que hoy no, estoy muy cansado.-

- Nahhh, esa excusa ya está muy quemada Jo.-

Ya no dije nada, le mandé el mensaje a mi mamá diciéndole que estaba bien pero que no llegaré a dormir, no hacen falta más explicaciones. Sé que es capaz de ir a casa de Corey y armar un escándalo ahí. Ella se conectó, los mensajes me marcaban como vistos...pasaron unos minutos y se desconectó.

Uhm, por un momento creí que me enviaría un sermón por mensaje o un mensaje de voz gritándome para que regresará. Llegamos a la casa de Corey, no había señales de mi suegra...como si no estuviera en casa, hecho que obvio, alegro a Corey.

En cuanto cerró la puerta de la entrada me acorraló contra la pared, dejando besos en cada parte de mi cuello, podía sentir su saliva en mi piel, sacando suspiros de mis labios.

La sorpresa mezclada con la adrenalina me invadía el cuerpo. Sus besos se profundizaban  cada vez más, sentía su cálido aliento por todo mi cuello junto con una sensación de cosquilleo que recorría en mi espalda, sus fuertes brazos comenzaban a apretar mi cintura, haciendo ligeros movimientos que viajaban por mi espalda deteniéndose en el inicio de mis glúteos, podía sentir sus manos queriendo ir más allá, a lo que con un movimiento rápido lo detuve.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora