•33•

567 45 140
                                    

[Narración normal]

24 de diciembre. La familia Jordison se encontraba en el aeropuerto junto con la alegría del nene de la familia, Corey Taylor. Ya estaban por tomar el avión que iba directamente hacia Mason City, lugar donde viven los abuelos de Joey.

Y bueno, digamos que Corey está algo nervioso, bastante más bien. Nunca se había subido a un avión y tenía miedo que en cualquier momento llegara su madre para impedir que se fuera, llegó Joey con dos cafés en mano para su viaje madrugador.

- ¿Estás emocionado? - preguntó el pelinegro entregándole su bebida.

- Sí...- dijo dando un trago con cuidado de no quemarse.

Su respuesta no convenció mucho a Jordison, igual bebió de su café y pensó en qué otra cosa podía decir para alegar a su novio...aunque en realidad, no sabía que era lo que le agobiaba ahora.

- ¿Estás nervioso...? Era mentira cuando dije que mi familia era un dolor de cabeza ¡verás que les caerás bien a todos! - se acercó para besar su mejilla, cosa que sí alegró más al rubio quien sonrió al instante y le regresó el beso pero esta vez en los labios.

- Gracias, en verdad espero caerles bien. No quiero meterte en problemas con ellos ni nada...-

- Eso no pasará...y si pasa pues a mi no me va a importar, porque tú me haces feliz.- volvió a besarle.

Las hermanas de Joey los miraban de reojo, digamos que ambas tenían opiniones totalmente diferentes sobre la relación de su hermano. Anne estaba feliz de que su hermano al fin fuera feliz con alguien y que además ese alguien lo respetara, mientras que Kate, ella odiaba a Corey, no tenía razones claro, pero no le caía nada bien.

"Pasajeros con destino a Mason City favor de abordar en la puerta tres" escucharon a través de las bocinas del aeropuerto, la familia tomó sus maletas y se dijeron a la puerta indicada. Corey como todo un caballero se ofreció a llevar las maletas de su novio, quien aceptó de inmediato. Les sellaron sus boletos para poder abordar al avión, todo iba saliendo bien...pero Corey no sabía que su madre siempre estuvo ahí, observándolo.

A través del cristal de las puertas del aeropuerto miraba la señora Taylor a su hijo, encaminándose a una hermosa cena familiar en casa de Joey Jordison, el noviecito de su hijo, la persona por quien la cambió.

- ¡Yo pido la ventana Cor! - dijo Joey ya una vez dentro del avión. Corriendo entre las personas para llegar a su asiento antes que su acompañante.

A Corey no le quedó de otra más que aceptar, quería un viaje cómodo y lejos de ventanas. Subió su mochila junto con la del Joey en el lugar asignado para el equipaje. Se sentó junto a Jordison listo para despegar, le parecía magnífico que sus asientos quedaran alejados a los de sus hermanas y su madre.

Decir que Taylor estaba nervioso era poco, en cuanto tocó el asiento se colocó el cinturón y se aferró a su lugar, todo mientras Joey le miraba confundido. Tomó su mano para transmitirle seguridad, no sirvió de mucho.

- ¿Es la primera vez que viajas en avión? - trató de mirarlo. El pobrecito apretaba sus ojos.

- Ya veo, es tu primera vez.- ahora Joey sonrió maquiavélico. Corey lo miró feo y volvió a cerrar lo ojos.

"Genial, ahora Jo me hará bullying con eso" pensó.

- Todo saldrá bien, la probabilidad de que se caiga el avión es de...una en un millón.-

- Ni siquiera lo digas.- apretó la mano de su novio.

- Estas siendo muy dramático, no hemos despegado aún.-

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora