•37•

393 36 60
                                    

[Narración normal]

18 de Enero de 1994 Des Moines, Iowa

Todo marchaba de maravilla para el querido Corey Taylor, quien se encontraba de nuevo en otro "emocionante día de trabajo". Atendiendo clientes, llevando sus pedidos y haciendo una que otra broma junto a Sid.

El ambiente con Marty se había relajado un poco, a veces le miraba de reojo, el chico de cabellos rizados lo miraba todo el tiempo y a todas horas. Corey no sabía lo que le pasaba realmente, creía que sólo era un chico raro más que gracias a la confianza estaba sacando su personalidad verdadera con él.

Regresó a la caja registradora para atender a más clientes, la mayoría de ellos siempre pedían el mismo sabor, hawaiana, muy desagradable para Corey.

- ¿Qué haciendo rubio? - dijo Sid detrás suyo.

- Lo que tú deberías estar haciendo ahora, trabajar.- metió un par de billetes a la caja.

- Eso es lo que me saco por se buena onda contigo, pero estoy aquí para hacerte una invitación.-

- ¿Qué clase de invitación? - ahora dijo Marty, quien tomó desprevenidos a los dos amigos.

- ¡Justo a tiempo Marty! - Sid trató de disimular la incomodidad del rubio, lo cual no sirvió de nada. Marty se paró junto a Corey, pasando su brazo por los hombros de este.

Pero tampoco quería ser grosero con el rizado, por "cortesía" evitó poner una cara de culo y fingir que no le sudaban las manos, Sid veía como los ojos de Corey le pedían ayuda y que se diera prisa con lo que fuera a decir. Que cobarde.

- ¿Y bien Sid? ¿Que era eso que tenías que decir? - preguntó Marty con una sonrisa de oreja a oreja.

- A-Ah cierto cierto.- pasó su mano por su nuca.- ¡Están invitados a la ceremonia más esperada por toda latinoamérica unida amigos míos...-

- ¿Tu funeral? - dijo Corey serio.

- Nop, es mi...¡Hey que grosero! -

Empezaron a reír todos, al menos la tensión de hace unos segundos había disminuido, Corey se acostumbró a la sensación del brazo de su "acosador" sobre él. En realidad, no sabía si tenías las razones suficientes para culparlo o llamarle de esa manera, es confuso Taylor.

- Me refiero a mi cumpleaños ¡Vayan preparando esos regalos perras que estoy cerca de ser mayor de edad! - levantó ambos brazos con suma alegría, esperando una respuesta positiva del rubio y el rizado.

Le miraron por unos segundos, luego se miraron con cierto toque maquiavélico.

- ¡Ten por seguro que estaremos ahí Wilson! - dijo Corey igual con alegría, al igual que Marty quien confirmó que también estaría ahí.

- ¿Qué harás para tu cumple? - acercó su cuerpo al del rubio.- ¿Será algo cómo el de Corey? -

Sid notó ese movimiento, tenía que salvar a su amigo de esas garras.

- Eh...no, está será mejor. Habrá dulces, pasteles, hamburguesas...muchos brincolines y marihuana.- dijo metiéndose entre Marty y Corey, separándolos con su cuerpo y abrazarles por los hombros.

- Gracias.- escuchó en su oído. Ya sabía de quien.
Trató de mirar al rizados pero tenía su cara cubierta por su mismo cabello.

- ¿Y estará tu mamá? Digo para llevar protección.-

- Basta de hacer chistes de mi madre Corey, claro que no estará.- miró a su amigo de mala manera.- O al menos no por las primeras tres horas para que podamos divertirnos.

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora