•45•

714 37 130
                                    

[Narración normal]

Con el ramo de rosas en mano, Joey subía las escaleras del edificio donde ahora él y Corey vivían. Estaba nervioso, en su estómago sentía las "mariposas" moviéndose...o tal vez era su estómago hambriento implorando por algo de desayunar.

Llegó a su respectivo departamento. Se quedó parado frente a la puerta, acomodó su cabello, miró que su atuendo estuviera bien y que no tuviera mal aliento, apretó el ramo de rosas...tocó la puerta tres veces. Un suspiro salió de sus labios, no tenía porque estar nervioso. Sólo estaba ansioso por ver al rubio.

- ¡No voy a bajarle a mi música! Cuantas veces tendré que...- se quedó congelado al abrir la puerta, lo primero que vió fue un gran ramo de rosas y detrás de este, a Joey escondido y con el rostro sonrojado.

- Disculpe mi atrevimiento... pero ¿de casualidad aquí se encuentra el chico más guapo del mundo? - Joey trató de no tartamudear, alzó el ramo de rosas casi pegándoselas a Corey en el rostro.

Él chico de cabellos dorados se quedó atónito, sintió un leve calor en su rostro.

- ¿Yo? ¿El más guapo? M-Me parece que todo este tiempo te has estado buscando a ti.- hizo las rosas a un lado, tomó la mano libre de Joey y dejó un corto beso en esta.

El pelinegro no soportó...literalmente.

Soltó el ramo por completo y se lanzó a los labios de Corey. Como si hubiesen pasado años de no verse, o al menos así lo sintieron. Sus respiraciones se sincronizaron, tenían sus manos entrelazadas y por un momento...todo lo "malo" desapareció.

Joey se sentía aliviado. Como si estar con Corey automáticamente lo calmara, pasó sus manos por las mejillas del mayor, se había quitado la barba así que ya no le hacía cosquillas al besarlo. Poco a poco fueron entrando al departamento, sin separarse. Corey cerró la puerta detrás de ellos. Tuvieron que tomar una leve pausa.

Sus miradas se conectaron en seguida, ambos con un brillo peculiar en sus hermosos ojos azules. Corey sintió el aroma embriagante de Jordison en su nariz, chocolate con un toque refrescante. Lo abrazó fuertemente, pegando su cuerpo al del bajito. Las delgadas manos de Joey acariciaban su espalda en ese abrazo repara corazones.

Volvieron a besarse. Estaba vez con más intensidad, tanto que Jordison empujaba lentamente a Corey hasta caer en el sillón, quedando uno encima el otro y sin despegar sus labios.

Joey abrió un poco su boca, dándole acceso a la lengua de Corey. Escuchaba leves jadeos entre el beso, las piernas del pelinegro se enredaron alrededor de la cadera del rubio, pegándolo más a su cuerpo.

No era lo que tenían planeado pero tampoco les molestaba. Taylor separó poco a poco sus labios, miró a Joey por unos segundos. Sus labios rosados y una mirada lujuriosa hizo que su estómago se revolviera.

Se acercó a su cuello para besarlo y dejar algunas marcas. Los jadeos de Joey volvieron. Acariciaba levemente su espalda por debajo de su playera en algunas ocasiones clavó sus uñas por la excitación.

Y lo mejor de todo es que no tendrían que preocuparse por los vecinos, la música de The Doors se encargaba de opacar los gimoteos ya crecientes de Jordison.

- Extrañaba tus labios probando de mí.- le dijo al oído. Corey volvió a besarlo.

Bueno, no tendrían vecinos molestos pero sí un gato. Murray con el maullido más diabólico que se puedan imaginar hizo que Corey y Joey se separaran de golpe por el susto.

- Agh carajo...- Corey volteó a mirar a Murray.- ¿Qué? ¿Nunca habías visto sexo? -

- ¡Corey! - su novio comenzó a reír.- Bien bien, continuamos en otro momento...por mientras ¿Cómo estuvo mi gatito favorito? -

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora