•46•

394 33 95
                                    

[Narra Joey]

Ha pasado un mes desde que Corey y yo nos mudamos al departamento. Lo admito, al principio no fue nada fácil y más por el hecho de que vivíamos a base del salario de Corey.

También en ese lapso del mes conseguí un nuevo trabajo, perdí todo tipo de comunicación con Wed...y con eso me refiero a que el cínico me dejó de seguir en Instagram. A veces me duele pensar que no somos amigos...o que él no me considera más su amigo...

En fin, ahora me encuentro acostado junto a mi rubio. Son las dos de la mañana, desde hace días llevo cargando un insomnio terrible. Miro su rostro relajado, sus labios entreabiertos y respiración lenta. Me muevo entre las cobijas para buscar una posición más cómoda, ahora lo único que veo es el techo blanco.

- El día que pueda dormir mis ocho horas completas seré feliz.- dije para mí mismo. Cerré los ojos...no estaba cansado.

Corey hizo un ruido extraño. Creo que me escuchó. Después de eso sentí su brazo rodear mi cadera para pegarme más a él.

- ¿Te desperté? - lo miré de nuevo.

- Mhm.- apenas asintió.

- ¿Te molesta que vaya a la terraza un momento? Es que necesito aire fresco.-

Tampoco recibí respuesta, sólo moví su brazo y una vez fuera de la cama, volví a taparlo. Acomodé mi almohada junto a él para que no notara mi ausencia.

Cómo si tuviera prisa salí del cuarto para pasarme al de la terraza. No era la gran cosa en realidad, sólo otra habitación con un gran ventanal el cual daba directamente a una vista hermosa del cielo y bajo este las orillas de Des Moines, Iowa.

Me senté en el piso frío, mirando él cielo. Vaya que era una noche llena de estrellas y entre estas destacaba la Luna. Siempre he admirado su belleza, pero sé que no es perfecta, porque está llena de cráteres...

Recordé la imagen de Corey. Él a veces hace chistes sobre su aspecto físico y desde que lo conozco lo he considerado como "Mi Luna" puede que él no piense que es perfecto pero las cosas más bellas no lo son, en cambio, son especiales y cada quien elige quien es especial en su vida.

Para mi, Corey es mi persona especial.

- ¿Ahora me ocultas que eres un hombre lobo? O porque miras tan encantando a la Luna.- escuché su voz detrás mío. No pude evitar sonreír, me giré para mirarlo.

Estaba recargado en el marco de la puerta, le hice señas para que se sentara junto a mi. Y ahora, los dos bajo la luz de la Luna.

- ¿Todo bien? - preguntó y sólo asentí.- Entiendo, eres Batman.-

- Something in the way...Uhmm...- comencé a cantar esa canción de Nirvana, Corey río por eso.

- No es que me sienta el "misterioso" sólo quería aire fresco.-

- Bueno...a la siguiente avísame porque sino me asusto al ver una almohada junto a mí y no a ti...- dijo con una sonrisa divertida.

- Lo siento...- recargué mi cabeza en su hombro, él dejó un pequeño beso en mi frente.

- Hasta creí que me habías abandonado a mi y a nuestra criatura.- ambos reímos.

Ni de loco dejaría a la única familia que sí me quiere.

- ¡Hablando de criaturas! - me separé para verlo.- Murray ya comenzó a salirse de la casa y regresa en las mañanas. Llegué a la conclusión de que ha de tener una novia por ahí o sólo sale a pasear.-

ꨄ︎𝙏𝙝𝙚 𝙃𝙮𝙗𝙧𝙞𝙙 𝙈𝙤𝙢𝙚𝙣𝙩 //𝘑 𝘖 𝘙 𝘌 𝘠 ꨄ︎Donde viven las historias. Descúbrelo ahora