Bonus #1

30.9K 3.6K 507
                                    

—Muffin, ¿estás lista? —preguntó Joseph mientras yo guardaba mis cosas en las cajas de mudanza y My Girl de The Temptations sonaba.
—Eh...
—¿Qué pasó? —Se acercó a mí al ver que estaba llorando, giré a verlo con un cuadro y sonreí mientras mis labios temblaban.
—Tu...
—Mi mamá —Asentí mirando hacia arriba para intentar no llorar. En esa foto estábamos sonriendo, ella rodeaba sus brazos sobre mí ya que estaba parada delante de ella—. Fue uno de mis días favoritos. Tenía al menos ocho años, mi padre había decidido cocinar y mamá encendió el parlante a todo volumen.

—¡Botoncito! Dile a tu hermano que pronto estará la comida —anunció mi padre mientras yo dejaba los vasos en la mesa.
—¡Ratón! Papá dice que bajes a terminar con la mesa —apoyé el codo en el marco de la puerta y esperé a que dejara el mando del nuntendo, pero no lo hizo.
—Ya voy —alargó mirando la pantalla.
—¡Voy a desconectar ese televisor! —golpeé el piso, mi hermano bufó mientras ponía pausa y caminaba desgarbado hacia mí para luego bajar los escalones.
—Mandona.

Sonreí complacida y bajé junto a mi familia entre brinco y brinco.

—Mae... Engañaste a tu hermano —Mamá reprochó mientras me miraba con los brazos cruzados.
—No es cierto —Me rasqué la nariz y me di vuelta para caminar hacia papá, pero ella tomó mi camiseta desde el lado del cuello y no me dejó avanzar.
—Mae, ¿cuántos años tienes?
—Ocho.
—¿Y yo?
—Uhm... ¿Pocos?
—No me vas a comprar con eso. Tengo treinta años, lo cuál indica que tengo veintidós años más que tú. Veintidós años de experiencia, mientras tú vas, yo volví veintidós veces. No pretendas engañar a esa persona que te conoce desde antes de nacer. Sabes bien que detesto que me mientan.

No era para tanto.

»Y sí, sé lo que pasa por tu mente, no es para tanto. Pero si no lo corto desde ahora, te veré en unos años mintiendo como una profesional —Tomé aire y asentí mirando el piso.
—Lo siento, mami. Te prometo que no volveré a mentir.
—Regla número cuatro: Nunca en la vida bajes la cabeza ante alguien, no eres más ni menos que nadie, ¿bien? Ahora; las promesas son para siempre, ¿lo sabes? —Mamá se puso de rodillas frente a mí y me miró a los ojos—. Debes saber, que las promesas son para siempre, Mae.
—Prometo que no volveré a mentir y nunca romperé una promesa —hablé directamente y ella sonrió estirando los brazos.
—Estoy orgullosa de ti, ahora ve y ayuda a tu hermano.

Quise reprochar, pero mamá alzó una ceja y tuve que darme la vuelta para terminar con la mesa.

Poco después de comer, mamá nos mandó a lavar los platos mientras ellos descansaban en el salón frente a la TV apagada.

—Mami, ya terminamos —Mi hermano habló mientras yo dejaba el secador en la mesa de la cocina.
—¿Qué haremos ahora? —pregunté saliendo de la cocina mientras saltaba.
—Bueno, podemos bailar. ¿Qué piensan ustedes? —Mencionó papá sonriendo, mamá apoyó la cabeza en el sofá.
—¿Tiene que ser ahora?
—Sí, tenemos que cansar a Mae de algún modo —susurró papá, pero lo oí.
—Soy una persona llena de felicidad, ¿bien?
—Eres una mini-adulta con energía —rio mamá levantándose—. Muy bien, vamos a bailar.

Tomó el control de la radio y la encendió. Estuvimos bailando al menos una diez canciones, dando como resultado a mi hermano en su habitación con sus videojuegos, papá durmiendo en el sofá y mamá junto a mí echadas en el otro sofá. Apoyaba mi cabeza en sus piernas y ella cantaba.

I've got sunshine on a cloudy day.
When it's cold outside I've got the month of Mae.
I guess you'd say
What can make me feel this way?
My girl (my girl, my girl)
Talkin' 'bout my girl (my girl).

I've got so much honey the bees envy me.
I've got a sweeter song than the birds in the trees.
I guess you'd say
What can make me feel this way?
My girl (my girl, my girl)
Talkin' 'bout my girl (my girl).

Hey hey hey
Hey hey hey
Ooooh.

I don't need no money, fortune, or fame.
I've got all the riches baby one mommy can claim.
I guess you'd say
What can make me feel this way?
My girl (my girl, my girl)
Talkin' 'bout my girl (my girl).

I've got sunshine on a cloudy day
With my girl.
I've even got the month of May.
With my Mae.

Sonreí cuando terminó de cantar y apagó la radio.

—Así no era la letra...
—¿Quién dice? Es mi letra, yo la canto como quiero.
—Mami, ya sé que quiero ser de grande —anuncié acomodándome un poco en el sofá.
—¿Sí? ¿Y qué quieres ser de grande?
—Alta —Mamá soltó una carcajada y negó con la cabeza—. Ya, en serio. Quiero ser actora, militar y chef.
—Wow, ¿tantas cosas? —preguntó acariciando mi cabello.
—Sí, quiero ser actora como papá y...
—Actriz...
—Bueno, actriz —Estiré los brazos al aire y los dejé caer en mi estómago—. Como decía, quiero ser actriz como papá, cocinera como el abuelo y militar como tú.
—Estoy totalmente de acuerdo en que hagas lo que quieras, pero te recomiendo que elijas una cosa, al menos al inicio.
—No entiendo.
—Cuando creces, te das cuenta que no puedes hacer todo a la vez, mi amor. Para encontrar tu vocación puedes tomarte mucho tiempo o decidirlo desde los cinco años, no hay un intermedio.
—¿Y?
—Que podrías elegir ser actriz y tomar papeles donde cocines y seas militar y matas tres pájaros de un tiro —bromeó y yo reí cruzando los brazos.
—Me gusta verlos cocinar... Y al abuelo. Me gusta más eso.
—Bueno, tienes un punto. Si quieres puedo llevarte a un curso de mini-chef, ¿qué te parece?
—¿En serio?
—Claro, si quieres hacer algo, tienes que conocer del tema antes.
—Estoy despierto —Papá saludó estirándose en el sofá.
—Papi, mami me llevará a un curso para niños chefs.
—¿Ya no te gusta la actuación?
—Sí, pero debo ampliar mis horizontes.
—¿De dónde saca esta niña todas esas palabras, Heather? —Papá miró a mamá, ella solo sonrió abrazándome.
—Es una niña muy inteligente y sabe lo que quiere —Mamá contestó.
—No hay duda de eso.
—Bien, rompan filas. Ya vengo —Ella se levantó y caminó hacia la puerta. No preguntamos a donde iba... Sabíamos que iría a fumar.
—¿Algún día lo dejará, papá?
—No puedo asegurar nada, Mae. Pero ojalá.

Suspiré levantándome y caminé hacia las escaleras, tenía tareas por hacer.

—La extraño, Capi.
—Lo sé, Muffin.
—Pero luego llega Heather —Alcé una foto de nuestra hija—, me recuerda tanto a ella.
—¡¡Mamá!! ¡Hay una araña en la cocina y voy a proceder a capturarla para dejarla en el jardín! ¿Puedo hacerlo? —gritó desde abajo y sonreí apoyando mi cabeza en su pecho.
—Será mejor que vayamos —Joseph rio asintiendo y bajamos para ayudar a Heather.

-----

Tenía planeado subir esto hace cincuenta años, no me acordaba que había escrito tanto. Espero que les haya gustado, y para que conozcan un poco más a la mamá de Mae, Heather.

Los quiero.

BAAAAAI✌🏻

EternecoDonde viven las historias. Descúbrelo ahora